Graves irregularidades en la finca de Anguix

Ecologistas en Acción de Guadalajara ha podido comprobar "in situ", tras la excursión realizada el pasado sábado 8 de abril de 2006, a la zona de Bolarque y Finca de Anguix, las graves irregularidades que rodean el vallado cinegético realizado en esta finca hace dos años, que han ocasionado un grave daño sobre la vegetación, afectando a especies vegetales de zonas de yesos, han cortado el libre tránsito por los márgenes del Río Tajo, y han prohibido todo acceso al recinto, incluido el castillo de Anguix y los caminos vecinales.

Estamos hablando de uno de los mejores montes de la Alcarria, bosque mediterráneo, con reminiscencias del Levante, de estado de conservación muy alto, que hace unos años, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, no quiso adquirir (y estamos hablando de una inversión similar a cinco kilometros de la futura autovía de la Alcarria), y que se trata de un patrimonio natural y cultural único, que hemos perdido. La Finca de Anguix fue adquirida por un francés, de sangre noble, por 3000 millones de pesetas. A continuación se valló para realizar cacerías donde la alta sociedad se da cita, y en los últimos dos años se han construido varios edificios, algunos muy próximos al Tajo, se ha prohibido el acceso al castillo y se impide el tránsito de pescadores y ciudadanos a través de los cinco mentros de servidumbre de dominio público.

Tenemos constancia, de que el vallado cinegético se sometió a Evaluación de Impacto Ambiental, y que finalmente la Declaración de Impacto Ambiental, cumpliendo la normativa y las medidas correctoras, le permitió el vallado. El pasado sábado 8 de abril de 2006, nuestra organización realizó una visita de la zona, recorriendo parte del perímetro de la valla de la finca, comprobando el gran destrozo ocasionado en vegetación de gran porte, como pinos y encinas, pero sobre todo hemos podido comprobar que la valla no se adapta a la legislación vigente respecto al tipo de alambrera y a su colocación.

Además, cabe destacar que la construcción de un nuevo camino por dentro de la Finca, cuando existía uno por la parte exterior, supuso la tala de gran cantidad de árboles, depositando los restos fuera de la finca, afectando a una zona de yesos, ocasionando un impacto negativo a la vegetación endémica.

Asimismo hemos comprobado que se ha cortado el acceso y libre transito de personas por los márgenes del Río Tajo. También se ha impedido el acceso al castillo de Anguix, que según la normativa vigente, y al tratarse de un monumento de interés patrimonial, debería dejarse el paso, al menos, una vez a la semana.

Además esta situación, ha sido motivo de queja de muchos vecinos, pescadores y amantes de la naturaleza, que tienen impedido el libre tránsito por ambas márgenes del río Tajo, a lo largo de todo el perímetro de la Finca vallada para intereses cinegéticos. Hemos denunciado ante el SEPRONA y la Delegación de Medio Ambiente esta situación para que penalice esta situación.




Visitantes conectados: 227