Venta de agua ilegal

Todas las versiones de este artículo: [Català] [English] [Castellano]

La venta de agua por parte de los regantes del municipio de Villena (Alicante) a una planta embotelladora que la empresa DANONE pretende construir en el municipio, supondría un claro incumplimiento de la Ley de Aguas, según Ecologistas en Acción.

La Ley de Aguas sólo permite la venta de agua entre particulares cuando ésta se destina a un uso de preferencia igual o superior, según lo establecido en el artículo 60 de dicha Ley. En este artículo, se establece como uso prioritario el abastecimiento a poblaciones, seguido del regadío, la industria, acuicultura y otros. La producción de agua mineral embotellada se considera un uso industrial, por detrás en prioridad del uso agrícola, a lo que actualmente se dedica el agua de esos acuíferos. De hecho, el agua mineral se encuentra regulada por la Ley de Minas, considerándose casi como un recurso minero, resultando evidente su carácter industrial.

Por ello, Ecologistas en Acción solicita al Ministerio de Medio Ambiente y a la Confederación Hidrográfica del Júcar, que no autoricen ese cambio de uso, más aún cuando los acuíferos de Villena cuentan con la “declaración provisional de sobreexplotación”.

Esta actuación de los regantes de Villena demuestra lo innecesario del trasvase Júcar-Vinalopó, justificado en una carencia de agua en esta última comarca, donde se ubica la población de Villena. Asimismo, Ecologistas en Acción considera que lo ocurrido en Villena es una prueba más de lo innecesario e injusto que resultaría la construcción del trasvase del Ebro, basado en una supuesta carencia de recursos en la costa mediterránea, cuando unos regantes, que reclaman constantemente agua para que no se pierdan sus cosechas, no tiene inconveniente en vender ese agua al mejor postor, si se la pagan por encima de lo que les cuenta a ellos obtenerla. En este sentido, resulta evidente que detrás de las demandas del trasvase del Ebro, están el abastecimiento a nuevos desarrollos inmobiliarios y campos de golf, actividades económicas mucho más rentables que la agricultura.

Por último, Ecologistas en Acción reclama al Gobierno central que modifique la Ley de Aguas, de cara a prohibir por completo la venta de la misma entre particulares, lo cual evitaría que sucesos como el de Villena no pudieran ni siquiera plantearse. Además, la venta de agua entre particulares va contra el carácter público del agua, pues los usuarios del agua, en el caso de Villena los regantes, disponen de ella en régimen de concesión, no son en ningún caso sus propietarios.




Visitantes conectados: 203