Día Mundial de las Aves

Una de las mejores formas de introducirnos en el disfrute, estudio y defensa de la naturaleza es la de aproximarnos a los colores, cantos y vuelos de las aves. Son los animales más fácilmente observables en cualquier medio natural, incluso en los más extremos (desiertos, alta montaña,...) o alterados (ciudades, vertederos,...). Es fácil: unos prismáticos, una guía de campo y un paseo por las calles y zonas verdes de nuestro pueblo o ciudad nos bastarán al principio. En Europa y Norteamérica hay millones de aficionados; si contactas con algunas de sus asociaciones como el Grupo Ornitológico de La Rioja/Ecologistas en Acción o SEO/Birdlife (la Sociedad Española de Ornitología que coordina, a nivel nacional, el Día de las Aves desde el año 1987) el aprendizaje será más rápido e intenso.

Ni los plumajes ni las especies son las mismas a lo largo de las estaciones por lo que la celebración del Día Mundial de las Aves el primer fin de semana de octubre no es casual: en otoño un contingente de millones de aves que han criado en Europa está de paso hacia sus cuarteles de invernada africanos o de Europa meridional. Tampoco lo es el hecho de celebrarlo en el Parque Urbano de la Grajera, estratégicamente situado como lugar de paso e invernada de algunas de estas aves (cormoranes, gansos, gaviotas, pequeños pájaros,...), a las que hay que añadir las que se pueden ver durante todo el año (somormujos, garzas, patos, fochas,...) que, por la misma razón, suelen aumentar sus efectivos.

En el Centro de Interpretación monitores del Ayuntamiento realizarán talleres infantiles relacionados con las aves. Unos metros más abajo, siguiendo el Camino de Santiago, en el Observatorio, nos instalaremos varios miembros del Grupo Ornitológico de La Rioja/Ecologistas en Acción con nuestros telescopios, prismáticos y guías de campo, para mostrar a cualquier interesado las aves más fáciles de identificar en ese momento. Dispondremos de una mesa informativa donde mostraremos diversas publicaciones relacionadas con el mundo de las aves y repartiremos folletos, pegatinas y globos para los más pequeños. Realizaremos dos itinerarios guiados de dos horas cada uno (mejor si llevamos nuestros prismáticos) en los que incluiremos una breve introducción a la práctica de la observación de aves y una demostración de anillamiento científico, en la que podremos examinar diversas aves muy de cerca. Entregaremos una presentación Powerpoint de la SEO sobre el cambio climático a cualquier grupo o centro educativo que nos la solicite y entregaremos un tríptico elaborado por nosotros sobre las aves esteparias y su problemática, la más grave, en nuestra opinión, de la naturaleza riojana.

Los últimos Alcaravanes Comunes de la Rioja Alta sólo persisten en la memoria de nuestros mayores. El “Pedro Luis”, así es como lo recuerdan mientras imitan su lastimero canto, fue una víctima más de la agricultura industrializada, fruto de un sistema económico y moral que arrasa nuestro patrimonio natural y cultural, comprometiendo nuestra propia supervivencia. Ahora este modelo llega a la Rioja Baja donde, además de la intensificación agraria, un cúmulo de intervenciones (polígonos industriales, parques eólicos,...) están destruyendo nuestras últimas estepas (extensas y secas planicies del Valle del Ebro, mosaico de cultivos herbáceos extensivos, pastizales y baldíos) sin tener en cuenta la rica diversidad de su flora y fauna, únicas en Europa.

Para hacernos una idea de la riqueza y de la precaria situación de nuestras estepas, de las 30 especies de aves amenazadas a nivel nacional presentes en La Rioja, la mitad de ellas dependen de estos infravalorados ecosistemas para sobrevivir. Ya provocamos la extinción de el Cernícalo primilla y la Avutarda común en el pasado; ahora estamos a punto de provocar la del Sisón común, Ganga Ibérica y Terrera marismeña de las que quedan menos de doce parejas; y la disminución (entre el 15 y el 50 % en 15 años) del resto de aves esteparias como el Alcaraván común y la Ganga ortega es alarmante.

Todo ello con el desconocimiento de los riojanos y sin que su Administración adopte las medidas de protección, urgentes y necesarias, tanto de espacios como de especies. El caso del Sisón es un buen ejemplo de ello: declarada en peligro de extinción por la Consejería de Medio Ambiente, su plan de recuperación lleva año y medio sin renovarse, es decir tanto sus últimos ejemplares como sus hábitats llevan ese tiempo sin protección, lo que ha permitido que la estepa de Rigüelo en Alfaro, la más importante de La Rioja, vaya a transformarse en regadío en virtud de una declaración de impacto ambiental positiva. Los valores de la zona y las alegaciones presentadas por SEO/Birdlife y el Grupo Ornitológico de La Rioja/Ecologistas en Acción no han sido avales suficientes debido a que legalmente fue desprotegida por la propia Consejería de Medio Ambiente, al no renovar el citado plan de recuperación. Mientras tanto el hábitat del Sisón sigue desapareciendo con la complicidad de la administración que mira hacia otro lado.

Para todos los que tengáis curiosidad por este mundo podéis acercaros a celebrar con nosotros, junto a más de 100 países con representantes de Birdlife International, la fiesta de las aves.




Visitantes conectados: 205