En defensa del patrimonio histórico y arqueológico

Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid ha creado un nuevo ámbito de trabajo, la defensa del patrimonio histórico y arqueológico. Esta organización considera esencial dar a conocer este rico patrimonio, ponerlo en valor y frenar su destrucción. En los últimos años ha sido clamorosa la destrucción de restos paleontológicos, romanos, visigodos y árabes, entre otros, por la actividad urbanística y la construcción de infraestructuras.

Ecologistas en Acción ha venido defendiendo de forma discontinua el patrimonio histórico y arqueológico en la Comunidad de Madrid pero, a partir de 2009, el trabajo se hará de forma coordinada y sistemática. Para ello se ha creado una comisión de trabajo específica sobre estos temas. Esta comisión ya cuenta con el apoyo y asesoramiento técnico, totalmente desinteresado, de arqueólogos e historiadores.

Santiago Martín Barajas, coordinador de la nueva comisión de trabajo, recuerda que Ecologistas en Acción ha elaborado informes para recuperar el puente medieval cubierto por las aguas del embalse de San Juan, ha intervenido en la restauración de la calzada romana de Galapagar, ha participado en la defensa legal de la Cerca de Felipe II o, en la paralización del plan urbanístico de San Lorenzo de El Escorial que pretende construir 7.000 viviendas sobre el antiguo asentamiento urbano de Monesterio (donde Felipe II mandó construir una casa fortaleza y que, a su vez, se asienta sobre yacimientos romanos y prerromanos).

A pasar de la riqueza arqueológica de la Comunidad de Madrid, existen más de 5000 yacimientos identificados en la Carta Arqueológica, la mayoría de la población desconoce este patrimonio. Este desconocimiento y la desidia, de gran parte de la administración responsable, favorecen su destrucción

Los principales problemas que amenazan el patrimonio histórico y arqueológico son el crecimiento urbanístico y la construcción de infraestructuras. Estas actividades han supuesto, en los últimos años, la destrucción de la principal ciudad visigoda de la Comunidad de Madrid, en San Martín de la Vega, así como de numerosas villas y poblamientos de la época romana, especialmente en el municipio de Arroyomolinos, aunque también en Villaviciosa de Odón y Villamanta. En la capital hay que destacar la destrucción de yacimientos paleontológicos y arqueológicos, en las terrazas del río Manzanares, por el enterramiento de la M-30.

Tampoco los palacios de gran valor histórico y artístico han quedado a salvo, como ocurre con el palacio de Nuevo Baztán, cuyas huertas se encuentran amenazadas por el nuevo plan urbanístico. Igualmente sucede con el Canal de Cabarrús antigua vía de agua que discurría por el noreste de la Comunidad de Madrid. Se construyó en el siglo XVIII para usos agrícolas y unía las cuencas de los ríos Lozoya y Jarama. Parte de este Canal y de sus infraestructuras (puentes, caminos, etc) están amenazados por el plan general de Torremocha de Jarama.

Por otra parte, resulta lamentable el estado de abandono en que se encuentran importantes yacimientos arqueológicos que podrían ser excavados, rehabilitados y adecuados para ser visitadas por los ciudadanos, como se está haciendo en otras comunidades autónomas. Son los ejemplos de la ciudad árabe de Kalatalifa en la ribera del río Guadarrama, las salinas de Espartinas en Ciempozuelos o, los restos romanos del entorno de la Ermita de Santiago, en Valdemoro, amenazados por la próxima construcción de un polígono industrial.

Por todo ello, Ecologistas en Acción va a iniciar una labor de denuncia de la situación pero al mismo tiempo de difusión, de presentación de propuestas y de defensa del patrimonio histórico y arqueológico de la Región. . En los últimos años ha sido clamorosa la destrucción de restos paleontológicos, romanos, visigodos y árabes, entre otros, por la actividad urbanística y la construcción de infraestructuras.




Visitantes conectados: 177