Conclusiones del seminario contra el uso ilegal de venenos

El V Seminario del Programa Antídoto bajo el título “Uso ilegal de venenos en España: balance y nuevas estrategias” celebrado el día 20 de mayo en Córdoba con la organización de Ecologistas en Acción, ha reunido a expertos y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, de 8 Comunidades Autónomas (Andalucía, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Madrid), científicos, asociaciones ecologistas del Programa Antídoto (Ecologistas en Acción, FAPAS, GREFA, FCQ, FCBN, SECEM, SEO-Birdlife y WWF-España) y personas interesadas en la lucha contra el veneno.

En el Seminario se ha constatado que el uso del veneno en el medio natural continúa siendo uno de los problemas más graves para la conservación de la biodiversidad y, en concreto, de las especies amenazadas en España.

El veneno se emplea de forma extensa y cuantiosa en todas las Comunidades Autónomas, provocando un nivel de afección muy alto sobre las poblaciones de especies protegidas, entre ellas, algunas de las que se encuentran en peligro de extinción, como el oso, el lince ibérico, el quebrantahuesos, el buitre negro, el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el milano real y el alimoche.

La aprobación de los primeros Planes y Estrategias Regionales y la puesta en práctica de determinadas actuaciones contra el veneno en algunas Comunidades Autónomas están demostrando que es posible conseguir éxitos concretos en la lucha contra los cebos envenenados.

Las iniciativas, planes, estrategias y acciones desarrolladas a lo largo de los últimos años permiten identificar las principales carencias que a día de hoy se observan en la lucha contra el veneno y que es necesario subsanar. Igualmente, permiten identificar aquellas actuaciones que se vienen mostrando más eficaces en la lucha contra el veneno y cuya puesta en práctica debe priorizarse y extenderse.

Por todo ello, los participantes en el V Seminario del Programa Antídoto hacen públicas para su consideración por los organismos y entidades pertinentes las siguientes propuestas para intensificar la lucha contra el veneno en España:
- Resulta perentorio impulsar las acciones de lucha contra el veneno, tanto a escala de Comunidades Autónomas y Administración de Justicia como dentro de la Estrategia Nacional contra el Uso Ilegal de Cebos Envenenados. Sólo intensificando la lucha contra el veneno, como acción delictiva e ilegal que es, y manteniéndola en el tiempo es posible reducir este grave problema de conservación.
- El uso de venenos debe perseguirse con todos los medios al alcance de las Administraciones.
- Se deben aprobar de inmediato Planes o Estrategias regionales de lucha contra el uso del veneno en las Comunidades Autónomas que no dispongan de ellas.
- Las Comunidades Autónomas deben dotar de medios suficientes estos planes o estrategias y deben asumir la coordinación de actuaciones en su ámbito territorial.
- Por parte del Ministerio de Medio Ambiente se debe impulsar el desarrollo de la Estrategia Nacional dotándola de medios económicos, asumiendo la coordinación de actuaciones con las Comunidades Autónomas y creando un registro nacional de casos que se mantenga actualizado y accesible.
- Es necesaria una mayor implicación de la Administración de Justicia. Jueces, fiscales y agentes de policía judicial deben formarse y asumir esta prioridad, a la vez que facilitar la coordinación con las Comunidades Autónomas.
- Hay que mantener campañas de vigilancia permanentes que se deben intensificar en las zonas de mayor riesgo.
- La investigación y persecución del uso de veneno requiere dedicación, constancia y especialización, para mejorar la eficacia deben crearse equipos de investigación especializados que actúen a escala provincial.
- Es necesario mejorar el marco institucional y legal. Debemos señalar la falta de voluntad o interés de determinadas Comunidades Autónomas, que no se han dotado de los necesarios medios para combatir el uso ilegal del veneno, medios que sí están dando los primeros resultados allí donde se aplican. Así, determinadas Comunidades Autónomas deben completar o mejorar su legislación. Del mismo modo sería deseable que en la reforma del Código Penal en marcha se endurezcan las penas previstas en el artículo 336.
- Se identifica como un problema la inexistencia de criterios claros y unificados que guíen a las Administraciones en la toma de decisiones respecto a la gestión de predadores. Se necesitaría una mayor formación y desarrollar dichos criterios de actuación comunes.
- En materia de control de predadores es necesario cumplir la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad respetando el régimen de excepcionalidad. En este marco se podría dar respuesta a problemas debidamente acreditados, considerando:

  • medidas de control de la predación, más que de control de los predadores
  • figura de controlador o gestor de predación no dependiente de los titulares o gestores cinegéticos
  • medidas de gestión del hábitat
  • formación y concienciación ambiental de los colectivos implicados
  • convenios particulares, etc.

- Es necesario aprovechar el papel ejemplarizante de las distintas suspensiones de actividad, retirada de ayudas, sentencias judiciales y sanciones administrativas para evitar la comisión de nuevos delitos dándoles la máxima publicidad posible.
- La sensibilización frente al problema del uso ilegal del veneno no debe limitarse a cazadores y ganaderos, sino dirigirse a todos los sectores implicados entre los que se incluyen veterinarios, administraciones locales y regionales, empresas de fitosanitarios, así como, los usuarios del medio natural. Esta sensibilización deberá dirigirse a la raíz de los problemas y contando con la colaboración de estos sectores.
- La estrategia de sensibilización debería incluir prioritariamente los siguientes puntos:

  1. puesta de manifiesto del riesgo del uso del veneno,
  2. solución a los problemas reales que provoca el uso del veneno,
  3. mostrar la inutilidad que tiene el control indiscriminado de predadores mediante estudios científicos llevados a cabo con la colaboración de ganaderos y cazadores
  4. identificar en los colectivos implicados aquellas personas o entidades más proclives a luchar contra este problema para buscar su cooperación.




Visitantes conectados: 569