Alegaciones al borrador de la Ley de Patrimonio Natural

El documento sometido a consulta incumple en varios aspectos la normativa estatal básica y es claramente regresivo, hasta el punto de eliminar la “Acción Pública”.

PDF - 100.4 KB
Alegaciones al borrador de la Ley de Patrimonio Natural de Castilla y León

Así, entre otros incumplimientos, el borrador de la nueva norma excluye las zonas ZEPA (de especial protección para las aves) de la obligación de elaborar instrumentos de gestión o medidas de conservación equivalentes, en contra de lo establecido en el art. 45 de la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad. Al respecto no hay que olvidar que la situación actual en la Comunidad de Castilla y León es de paralización de los instrumentos de planificación (ordenación y gestión) tanto de los Espacios Naturales Protegidos como de los Espacios de la Red Natura 2000.

La Ley de Conservación del Patrimonio Natural de Castilla y León debería garantizar en su articulado la prevalencia efectiva de las disposiciones establecidas en los Planes de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) y Planes Rectores de Uso y Gestión (PRUG) sobre el planeamiento urbanístico municipal. Del mismo modo, los instrumentos de gestión de los Espacios Naturales Red Natura 2000 deberían asimismo prevalecer sobre las normas urbanísticas municipales, en aras de una coherencia en el régimen de protección y la planificación ecológica de toda la Red de Áreas Naturales Protegidas.

Llama la atención asimismo que no se establezca plazo alguno para la implantación de la mayoría de los nuevos instrumentos con que la nueva norma se dota (inventarios, catálogos, plan director, planes de gestión, etc.). En algunos casos se produce incluso un retroceso evidente en aspectos positivos de la ley a sustituir (la todavía vigente Ley 8/1991 espacios naturales de la Comunidad de Castilla y León) como es por ejemplo la desaparición de la figura de las Riberas Catalogadas hasta ahora consideradas Zonas Naturales de Protección Especial.

Mención especial merece la eliminación de la “Acción Pública”, un gravísimo retroceso en los instrumentos de protección ambiental de la Comunidad si se tiene en cuenta la gran importancia de esta “acción”, en tanto que extiende la capacidad de ejercer el control jurisdiccional de la actividad administrativa medioambiental al conjunto de la ciudadanía.

La nueva Ley debería reforzar tanto los instrumentos de información (sirviendo desde página web el acceso al Inventario Regional del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad) como los de participación (en especial de las asociaciones cuyo objeto sea el estudio y conservación de la naturaleza).

Por lo que se refiere a la financiación, desaparece la reserva presupuestaria del 3% (respecto de los capítulos VI y VII del presupuesto de gastos) contemplada en la vigente Ley 8/1991, de espacios naturales de la Comunidad de Castilla y León. Hay que señalar que esta reserva no llegó a materializarse nunca, lo que ha supuesto una cuantiosa pérdida de recursos económicos que hubieran podido destinarse a la financiación de la Red de Espacios Naturales Protegidos. En estas condiciones no está garantizada la financiación necesaria para cumplir con los compromisos establecidos en la nueva Ley.

En concreto se ha pedido la modificación de más de treinta artículos y la inclusión de una Disposición Adicional que permita la “Acción Pública”.




Visitantes conectados: 375