La iniciativa ITT-Yasuní

PDF - 2.4 MB
La iniciativa ITT-Yasuní

Ecologistas en Acción ha presentado un informe sobre la iniciativa ecuatoriana ITT-Yasuní de dejar un importante pozo petrolero sin explotar a cambio del pago, en forma de devolución de deuda ecológica, de la mitad de los ingresos que generaría su extracción. La publicación del informe coincide con el anuncio de Alemania de que no va a aportar fondos a dicha iniciativa y la paupérrima aportación del Gobierno español de solo un millón de euros.

En junio de 2007 el gobierno de Ecuador lanzó una sorprendente propuesta, la Iniciativa Yasuní–ITT (1), que plantea mantener indefinidamente en el subsuelo el crudo del bloque petrolero ITT, situado en la Amazonia ecuatoriana, a cambio de una compensación internacional por valor del 50% de los beneficios que el Estado recibiría si dichas reservas fueran explotadas. Los fondos recibidos servirían para iniciar la transición a un modelo de sociedad no basado en los combustibles fósiles. Esta iniciativa ha adquirido gran relevancia en el contexto de búsqueda de propuestas para frenar el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, y de adaptación al cada vez más próximo agotamiento del petróleo.

El bloque ITT se encuentra dentro del Parque Yasuní, declarado Parque Nacional en 1979, y posteriormente Reserva de la Biosfera en 1989 por parte de la UNESCO. El Yasuní se considera la región de mayor diversidad biológica del planeta (2). Además, en 1999 la parte sur del Parque Yasuní, junto a la Reserva étnica Huaorani fueron declaradas como Zona Intangible de Conservación vedada a perpetuidad de todo tipo de actividad extractiva, al tratarse de un territorio habitado por grupos étnicos en aislamiento voluntario.

El Parque Yasuní alberga importantes reservas de petróleo, estando su territorio incluido en bloques petroleros. El bloque 43 o ITT se considera, junto al bloque 31, la frontera del parque no destruida por actividades petroleras. Tiene unas reservas recuperables en torno a los 900 millones de barriles de crudo pesado, altamente viscoso, cuya extracción generaría una gran cantidad de desechos altamente contaminantes.

Todos estos aspectos están ampliamente desarrollados en el informe que Ecologistas en Acción hace público hoy.

Para la organización ecologista esta es una excelente oportunidad para que los países responsables de la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y el agotamiento de los combustibles fósiles empiecen a devolver su deuda ecológica con los del Sur. Además el informe explica como la iniciativa ITT-Yasuní es plenamente coherente con lo acordado en las cumbres de Nagoya de biodiversidad y de Cancún de cambio climático del año pasado.

En ese sentido, la noticia hecha pública este miércoles de que Alemania probablemente no aportará nada “porque significaría un precedente que puede resultar muy caro” en palabras de la Secretaria de Estado del Ministerio de Cooperación alemán, Gudrum Kopp, es una decisión nefasta, irresponsable e incoherente con el discurso del Gobierno alemán. La postura del Gobierno español, a juicio de Ecologistas en Acción, no es mucho mejor, ya que la aportación asciende a un paupérrimo millón de euros.

Afortunadamente otros Estados, como Italia, sí están mostrando más responsabilidad en este aspecto, como también se expone en el informe de la organización ecologista.

Notas
(1) Larrea, C. Iniciativa Yasuní-ITT. Gobierno de Ecuador.
(2) Scientists Concerned for Yasuní National Park, 2004. Citado en Equipo Técnico de Oilwatch, 2007. Proyecto ITT. Opción 1: conservación de crudo en el subsuelo, p. 9.




Visitantes conectados: 281