Vallados cinegéticos en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha está sufriendo desde hace décadas una notable proliferación de vallados cinegéticos que está logrando algo que en tiempos se antojaba impensable: poner puertas al campo.

Nadie sabe con exactitud el número de kilómetros de vallas levantados en los campos castellano-manchegos, pero sin duda serán bastantes miles. En algunas provincias, como Toledo y Ciudad Real, hoy es imposible andar por muchas zonas de monte y de sierra sin tener que sortear alambreras y cancelas o sin que alguien te salga al paso para echarte de un camino o de una vereda pública. Las provincias del este, Cuenca, Guadalajara y Albacete, están sufriendo esta proliferación ahora y los conflictos con vallados son cada vez más numerosos y graves.

Los vallados son unas infraestructuras con perniciosos efectos sobre el medio ambiente y sobre los usos tradicionales. Hasta la fecha se han ejecutado en detrimento de éstos sin que la normativa ni las actuaciones de las administraciones resulten eficaces para su regulación y control.

Ante esta situación, ECOLOGISTAS EN ACCIÓN ha creído oportuno iniciar una campaña cuyo principal objetivo es sensibilizar a la población sobre la problemática ambiental y social que provocan los vallados en Castilla-La Mancha y exigir de la Consejería de Medio Ambiente una moratoria de nuevos vallados y la eliminación de los vallados ilegales.

Para llevar a efecto la campaña se han elaborado una serie de materiales que incluyen:
-  Un informe sobre la situación actual con más de 30 ejemplos de los impactos y denuncias - ambientales y sociales - realizados contra vallados cinegéticos en Castilla-La Mancha.
-  Un informe jurídico para orientar las actuaciones contra los vallados cinegéticos ilegales
-  Un DVD
-  Un manifiesto por la moratoria de nuevos vallados cinegéticos

Para la campaña Ecologistas en Acción cuenta con el apoyo de un pequeño pero significativo número de ayuntamientos que preocupados por el ataque al patrimonio municipal y natural que supone el cierre de caminos y vías pecuarias se han empezado a movilizar. Municipios de la serranía de Cuenca se han puesto en contacto con Ecologistas en Acción y fruto de ello es la colaboración en la tramitación de denuncias y reclamaciones de diverso tipo y una iniciativa muy interesante, la redacción de un manifiesto que se ha incorporado a la campaña y que pretende movilizar a todos en el adecuado control de los vallados. La idea es trasladar la iniciativa a otras zonas de Castilla-La Mancha y, finalmente, llevar una petición expresa a la Consejería de Medio Ambiente.

Las propuestas de Ecologistas en Acción en relación a los vallados cinegéticos son las siguientes:

-  Ante la absoluta inoperancia administrativa en el control de las ilegalidades relacionadas con las fincas cercadas, y teniendo en cuenta además el fuerte impacto ambiental que producen, hay que implantar una moratoria urgente en la autorización de nuevos vallados.

-  Retirada de la autorización para la caza a todos aquellos terrenos vallados que no cumplen la legalidad vigente en materia de caza y conservación.

-  Aplicar de forma ejemplarizante la posibilidad contemplada en la normativa de obligar a la retirada de los vallados ilegales cuyos efectos sean especialmente perniciosos para el medio ambiente o para los derechos de paso de personas y ganados.

-  Aplicar en general toda la normativa existente para reducir el impacto negativo de los vallados cinegéticos existentes y que en la actualidad no se aplica.

-  Aplicar el régimen de evaluación ambiental a todos los vallados en el medio natural.

-  Hacer efectivo el estricto respeto de servidumbres de paso, caminos públicos, márgenes de cauces públicos, vías pecuarias etc. Hace falta vigilancia real, señalización de las zonas públicas y sanciones.

-  En los procedimientos sancionadores aplicar las normativa más severa para penalizar las infracciones por vallados.

-  Elaboración y aprobación de ordenanzas municipales que protejan los predios públicos, en especial, los caminos y vías pecuarias.

-  Incorporar a las resoluciones de autorización la obligación del titular del vallado de señalizar los caminos o zonas de dominio o servidumbre pública a su paso por las fincas valladas.

-  Incorporar a las resoluciones de autorización la obligación del titular del vallado de depositar una fianza debidamente valorada que se devolvería una vez se certificase la adecuada instalación del vallado o que podría ser ejecutada en el caso que se produjeran incumplimientos de las condiciones de la autorización.

-  Establecimiento de un régimen de ayudas y/o fiscal que premie a las fincas no valladas que respeten el medio natural y que penalice los predios vallados. Por ejemplo, una nueva reglamentación fiscal que grave por metros lineales a todas las fincas valladas, así como una desgravación fiscal a todas aquellas fincas que sean modelos por su conservación y buena gestión del medio natural.




Visitantes conectados: 593