Día del Padre, un mensaje consumista para los hijos

El 19 de marzo se celebra el Día del Padre, fecha de marcado carácter consumista por la tradición de homenajear al progenitor con un regalo. Sin embargo, desde Ecologistas en Acción se quiere subrayar que existen otras maneras menos materialistas de honrar a los padres en este día, señalando la insostenibilidad de esta sociedad consumista y el grave rastro de degradación social y ambiental de los hábitos promovidos en fechas como éstas.

Con algunas semanas de antelación, las campañas publicitarias, en forma de anuncios para todos los gustos, muestran que mediante la compra de un regalo se demuestra a los padres lo mucho que se les quiere. Dentro de los regalos típicos de esta fecha están los productos tecnológicos (móviles, cámaras, etc.), consumo más asociado al género masculino. Hay que destacar la importante huella ecológica y social de estos equipos, provocada, entre otras causas, por la extracción de materias primas como el coltán en la República Democrática del Congo (país en el que se encuentra el 80% de las reservas mundiales), donde el control de las minas de este mineral, junto con las de diamantes, son parte causante del conflicto bélico interno existente desde 1997 cuya cifra de víctimas supera los cuatro millones [1]; las emisiones producidas por el transporte desde los países asiáticos donde se suelen fabricar; o los residuos generados cuando se dejan de utilizar, que son peligrosos y difíciles de reciclar, por lo que acaban muchas veces en países empobrecidos, donde no reciben un tratamiento adecuado, por lo que son fuente de graves impactos al medio ambiente y a la salud humana, Ghana, el país más afectado, recibe cada año 13.000 toneladas de residuos electrónicos [2].

A parte de estos impactos, hay que destacar la poca duración que tienen estos productos, bien, por lo que podríamos llamar obsolescencia inducida, la transmisión de la idea de que la superación de los niveles tecnológicos de los equipos deja obsoletos los actuales, obligándonos a sustituirlos para estar “a la última”; o si no, por la obsolescencia programada, muchos electrodomésticos se fabrican para que duren un cierto y corto tiempo y obligarnos, cuando se rompan, a comprar uno nuevo [3].

Celebraciones como el Día del Padre tienen como principal objetivo incrementar las ventas y, por lo tanto, mantener y acelerar un modelo de consumo social y ambientalmente insostenible. Desde Ecologistas en Acción se quiere señalar que la única manera de actuar contra la grave crisis ambiental en que nos encontramos pasa por la reducción en el consumo.

En cuanto a este bombardeo publicitario, que tiene como público objetivo en muchos casos a niños y niñas, enseña que los sentimientos no se muestran con palabras o caricias, sino que se miden por el precio de los regalos, algo que pone de manifiesto cómo la educación para el consumismo se nos inculca desde pequeños. Poco a poco son las cosas las que van ocupando, en cada vez más ocasiones, los espacios que deberían estar llenos de palabras. Por todo esto, Ecologistas en Acción quiere poner de manifiesto que la mejor manera de celebrar este día es que los padres enseñen a sus hijos e hijas que para sentirse queridos no necesitan ningún regalo.




Visitantes conectados: 419