Suspenso en protección de la biodiversidad

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

Informe La conservación de la biodiversidad a examen

Ecologistas en Acción ha presentado el informe La conservación de la biodiversidad a examen, en el que se evalúa el cumplimiento de los compromisos multilaterales del Estado español para la protección de la naturaleza. La conclusión es que no se están haciendo los deberes y que la tendencia es a empeorar en los próximos años. Sólo se avanza en 5 metas de 20.

El Gobierno español firmó el Convenio de Diversidad Biológica de Naciones Unidas, por el que se comprometió a frenar la pérdida de biodiversidad aplicando las llamadas veinte Metas de Aichi. El plazo para aplicar esas metas vence en 2020, una fecha a partir de la cual la pérdida de biodiversidad podría ser irreversible.

En el informe Ecologistas en Acción analiza, a través de 40 indicadores ambientales, económicos y sociales, el grado de aplicación actual en el Estado español de esas metas. Analiza además la tendencia de cumplimiento en los próximos años, que serán decisivos.

El resultado es alarmantemente negativo. Únicamente en 5 metas existe un avance en el cumplimiento, aunque claramente insuficiente, mientras que en 14 metas el avance ha sido nulo o muy escaso. Más preocupante todavía es que la tendencia, en general, sea también negativa. Solo en 6 de las 19 metas evaluadas [1] existe una tendencia positiva.

El informe señala como principal justificación de este escasísimo avance la falta de acción contra las causas subyacentes a la destrucción de la naturaleza. Estas causas, fundamentadas en un sistema económico que explota el medio natural muy por encima de los niveles sostenibles, requieren de un cambio de mentalidad y de modelo de producción y consumo.

El informe advierte que aún no se valora suficientemente la biodiversidad, no se tiene en cuenta en la inmensa mayoría de las decisiones políticas y para la que no se destinan recursos suficientes, mientras siguen existiendo subsidios perjudiciales para la naturaleza.

Resulta fundamental actuar sobre la protección de especies amenazadas, la gestión de los espacios naturales protegidos o las acciones sobre la calidad del medio ambiente, pero mientras que no se condicionen todas las políticas sectoriales a la conservación de la biodiversidad, no se conseguirá.

Especial mención merece la actual crisis económica. Está provocando una cierta mejora en cuestiones ambientales, por ejemplo la ligera reducción de la huella ecológica o la decreciente tendencia en las emisiones de gases de efecto invernadero, pero se trata de una mejora circunstancial.

Además esa misma crisis está provocando un gravísimo abandono de las políticas ambientales, que se manifiesta en los recortes en recursos económicos y personal destinado a la conservación de la naturaleza, en la falta de aplicación de la normativa ambiental por parte de las administraciones, y en la consideración general de que el medio ambiente es un lujo que en crisis económica no nos podemos permitir.

Las advertencias de la ciencia son contundentes: si no se actúa ya para preservar la biodiversidad, traspasaremos un punto de no retorno en el cual los sistemas naturales se volverán impredecibles y sin posibilidad de recuperarse con las graves consecuencias que ello puede provocar, también económicamente.

Ecologistas en Acción exige a todas las administraciones ambientales que adopten nuevas, y eficaces medidas, para lograr que en 2020 se cumpla el objetivo mundial de detener la destrucción de la diversidad biológica. Solo así se permitirá que los ecosistemas sean resilientes, y se sigan produciendo los procesos y servicios esenciales necesarios para mantener la variedad de la vida en el planeta y contribuyendo al bienestar humano.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 527