La lucha contra los incendios forestales en Castilla-La Mancha no puede seguir así

El Foro Ambiental de Castilla-La Mancha hace un balance crítico de la campaña de incendios 2013.

Informe Valoración de la Campaña 2013 de Incendios forestales en Castilla-La Mancha

El Foro Ambiental de Castilla-La Mancha [1] hace una valoración muy crítica del desarrollo de la campaña de incendios forestales de 2013. Considera que la Junta de Comunidades, con sus recortes, dejadez y descoordinación ha “jugado con fuego” en materia de incendios, y que sólo las favorables condiciones meteorológicas, con un incremento de entre un 25 y un 50% de precipitaciones este año, han evitado males mayores a los sufridos.

Bajo estas circunstancias, en el desarrollo de la campaña de incendios 2013 destacan especialmente tres importantes cuestiones.

  1. La disminución de medios destinados a prevención, vigilancia, extinción, investigación y sanción, que acumula un 50% en los últimos 3 años.
  2. Las negligencias administrativas y de particulares que han propiciado la mayor parte de los incendios y algunos de los más graves ocurridos esta temporada en Castilla-La Mancha. Casos como los de Almorox, Valdepeñas de la Sierra-Tortuero, Valdeconcha, Navalucillos o Malpica de Tajo lo ponen de manifiesto.
  3. La cada vez mayor puesta en riesgo de la seguridad de las personas derivada de la desordenada proliferación de urbanizaciones y construcciones en el medio natural, lo que se traduce en un mayor número de evacuaciones de personas y en un mayor número de hectáreas quemadas, en especial en zonas como el norte de Toledo y el este de Guadalajara.

Frente a ello la administración regional reacciona mal y tarde, sin aplicar los medios ni las medidas necesarias, admitiendo prácticas de riesgo en épocas de incendio, como la limpieza de cunetas, permitiendo la proliferación de construcciones en el medio natural y sin poner de su parte en la persecución y sanción a quien causa un incendio.

El Foro propone mejoras para afrontar con mayores garantías la lucha contra los incendios. Entre ellas destacan las siguientes:
- Mejora de la vigilancia y de la atención a los montes. Adecuada dotación de red de torres de vigilancia, retenes forestales y agentes medioambientales.
- Disposición de los medios humanos y técnicos adecuados para la prevención, extinción e investigación de los incendios forestales.
- Mejoras normativas que impidan que el error humano siga siendo un factor de riesgo importante en la producción de incendios por negligencias. Prohibición taxativa de realizar limpieza de cunetas con medios mecánicos en época de incendios, así como de cualquier otra actividad generadora de riesgo (quemas, fuegos artificiales, etc.).
- Introducción de la evaluación del riesgo asociado a incendios en la tramitación de todo tipo de autorización de carácter urbanístico. En caso de que el riesgo sea alto deben negarse este tipo de autorizaciones.
- Creación de un grupo de trabajo sobre incendios forestales en el seno del Consejo Asesor de Medio Ambiente con capacidad para analizar, debatir y lanzar propuestas sobre el tema en base a los informes de las campañas que presente la Consejería de Agricultura.
- Mayor implicación y voluntad de las autoridades competentes para perseguir por la vía administrativa y penal a quienes sean causantes de incendios forestales.