Castilla-La Mancha será objetivo central de la acción ecologista en 2014

Con ocasión de la celebración de la Asamblea anual de Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha que ha tenido lugar en Cuenca dentro del marco de la Asamblea Estatal de la organización, se ha realizado una evaluación de la situación del medio ambiente en Castilla-La Mancha como ejemplo destacado de las políticas de saqueo de la naturaleza que se imponen en Estado español.

PDF - 995.9 KB
[Informe] Situación del Medioambiente

En un informe presentado en la Asamblea se señala que la entrada en 2011 de un nuevo Gobierno en Castilla-La Mancha de perfil claramente conservador, reformista y ultraliberal, está suponiendo una vuelta de tuerca si cabe más intensa a las políticas que nos alejan de la sostenibilidad.

A la espera de que se recupere la capacidad financiera para seguir el mismo modelo desarrollista que ha desembocado en esta crisis, los políticos que detentan el poder en Castilla-La Mancha se están aplicando en el recorte a las políticas públicas, incluidas las medioambientales, en el reformismo normativo en favor de los grupos de interés económico o social más radicales y en mantener viva la llama de proyectos de gran impacto e iniciativas a favor de tradiciones más propias del siglo XIX que del mundo actual.

En pocas palabras, se puede decir que el grave deterioro medioambiental y también social que está sufriendo Castilla-La Mancha es el fruto de unas políticas al servicio de los intereses de las grandes empresas y fortunas, y en detrimento de los derechos ambientales y sociales del resto de la población.

La presión de los lobbys empresariales ha encontrado un terreno abonado para la corrupción en la clase política. La reforma de la ley regional de urbanismo para favorecer la especulación inmobiliaria; la concesión de obra pública por amiguismo y clientelismo; la sumisión a los dictados de las grandes empresas energéticas en la ubicación del cementerio nuclear en Villar de Cañas o en la concesión de prospecciones para la fractura hidráulica de nuestro suelo; el intento de venta de montes públicos a los grandes latifundistas; la privatización de la gestión del agua; el fraude en la compra-venta de derechos de riego, el visto bueno al Memorándum del Tajo-Segura, la concesión de subvenciones a los grandes terratenientes; o una gestión de espacios naturales más pensada para la explotación cinegética que para la protección, uso y disfrute de estos, demuestran una y otra vez que en esta región se legisla y actúa en contra del medio ambiente y a golpe de talonario.

A juicio de Ecologistas en Acción, la situación en Castilla-La Mancha se define por los 8 problemas principales tratados en el informe, a saber:

  • Política: Corrupción y lobbycracia.
  • Urbanismo: Especulación e irracionalidad.
  • Modelos de transporte y energía insostenibles.
  • Cementerio Nuclear de Villar de Cañas.
  • Privilegios a la caza y los terratenientes.
  • Agua y agricultura. El expolio del Tajo y de los acuíferos.
  • Fractura hidráulica, la nueva gran amenaza

Frente a ello Ecologistas en Acción se muestra dispuesta a activar y participar de nuevas iniciativas, como el Foro ambiental de CLM, convencidos de que las opciones por la mejora de la situación ambiental en Castilla-La Mancha pasan por la sociedad civil comprometida y organizada, ya que las instituciones y los partidos políticos dominantes ya han demostrado que están al servicio de otros intereses.

En este sentido hay que poner en valor logros importantes que han supuesto un hito de la defensa medioambiental, como son el frenazo a la venta de montes de utilidad pública y la retirada de proyectos tan insostenibles como la central térmica que se proyectaba en Barajas de Melo. Si estos proyectos se pararon, también se podrá poner freno a la política de saqueo de la naturaleza que actual y lamentablemente protagoniza Castilla-La Mancha.




Visitantes conectados: 800