Gobierno CC–PSOE: Un pacto nefasto para el medio ambiente

Ben Magec–Ecologistas en Acción denuncia el bloqueo y la falta de operatividad a la que se está viendo sometido el área de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, con las consecuencias que ello conlleva sobre la conservación del territorio y la biodiversidad. Señalan al pacto de gobierno entre Coalición Canaria y Partido Socialista como el origen de este “dislate”, dado que las negociaciones para este pacto dieron lugar a un “organigrama incomprensible desde el punto de vista de la conservación”. Añaden que los principales responsables en materia de conservación del medio ambiente, José Miguel Pérez, y del territorio, Domingo Berriel, “están haciendo dejación de funciones en materia medioambiental”. El resultado de esta estructura orgánica más el desinterés y el bloqueo al que se está sometiendo a la Viceconsejería de Medio Ambiente está suponiendo “la paralización de las actividades de esta área, y el incumplimiento de compromisos electorales del partido socialista tan reiterados como la modificación del Catálogo de Especies Protegidas de Canarias”.

La Federación ecologista señala que “el medio ambiente canario está atravesando por sus momentos de mayor desprotección. El Catálogo de Especies Protegidas ha puesto en jaque a la mayoría de especies amenazadas de Canarias, y tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias quedan desprotegidas la mayoría de zonas que conforman la Red canaria de Espacios Naturales Protegidos. Los Parques Nacionales están pasando irremediablemente a manos de los Cabildos, con lo que aumenta la influenciabilidad de sus gestores, y la descoordinación en la Red. La única razón por la que no se visibiliza esta situación en este momento es la crisis, que ha puesto freno momentáneamente a la construcción inmobiliaria y de infraestructuras”. Añaden que “por otro lado, la Viceconsejería se está centrando únicamente en escapar de sanciones europeas a su propia inoperatividad, y no está haciendo nada por solucionar esta situación de amenaza, ni por afrontar sus competencias como máximo órgano responsable de la conservación del medio ambiente”.

Las causas de esta situación son claras, según Ecologistas en Acción. “Todo esto es el fruto de años de desgobierno de Domingo Berriel al frente de la Consejería de Medio Ambiente, y se mantiene por la falta de interés del Consejero Miguel Pérez hacia los asuntos que son responsabilidad de su área, que se ve claramente en su falta de criterio y de compromiso. Un ejemplo claro de esta situación se dio cuando se presentó el recurso canario a la Ley de Costas, frente al que no hizo ningún tipo de declaración”.

Es de destacar que además, incomprensiblemente, las competencias de los temas vinculados a la ordenación y la gestión del territorio están de manos de Domingo Berriel, quien además asume las funciones de Consejero de Infraestructuras, “que es el campo en el que más se ha prodigado históricamente”. De esta manera, desde la Viceconsejería de Medio Ambiente no se puede hacer frente a cuestiones tan importantes como la situación de la Red Canaria de EENNPP y su indefinición jurídica, y desde la Consejería de Ordenación del Territorio tampoco hay interés en afrontarlo.

Por otra parte, las competencias relacionadas con biodiversidad corren a cargo de una Consejería que también asume la Educación. De esta manera, se crea un “disparate administrativo” en el que los temas ambientales han quedado relegados a un segundo plano, con una complejidad burocrática aún mayor que la que ya existe normalmente en la administración y retrasos derivados de la falta de interés generalizado hacia los temas ambientales.

Este desinterés conjunto se refleja claramente en la falta de presupuesto, que resta aún más operatividad a la Consejería. De esta manera, la gestión en materia de medio ambiente sólo puede ser llevada a cabo por el funcionariado que ya está ocupado en solucionar esos problemas históricos de desgobierno, y el trabajo de gestión es casi inexistente.

“Y por supuesto, la participación ciudadana se ha convertido en la última de las prioridades”, afirman, puesto que órganos de participación ciudadana como el Observatorio de Desarrollo Sostenible o el Consejo Canario de Residuos ya no se convocan.

Por último, Ben Magec-Ecologistas en Acción señala que “la Viceconsejera de Medio Ambiente, Guacimara Medina, no está siendo capaz de situar al medio ambiente en la agenda política del Gobierno. No consigue respuestas de la Consejería de Ordenación Territorial, ni el apoyo real de su propio partido”.

Ecologistas en Acción recuerda que “el PSOE se presentó a las elecciones autonómicas abanderando la promesa de cambiar el Catálogo de Especies Protegidas como tarea prioritaria. No sólo ganaron, sino que además asumieron competencias plenas en esta materia. Ahora no sirven excusas de ningún tipo para justificar que, tras dos años de gobierno, no haya voluntad real para que las especies amenazadas de Canarias sigan siendo víctimas de una Ley supuestamente denostada por el que ahora es partido de gobierno”.




Visitantes conectados: 545