Alegaciones al Plan Hidrológico del Júcar

  Sumario  

 Castellano

  • El proyecto de Plan Hidrológico 2015-2021 supone una continuidad del Plan 2009-2015 que está impugnado por la Federación Valenciana en el Tribunal Supremo.
  • La consecución de los objetivos ambientales en la mayoría de las masas de agua superficiales y subterráneas se posponen a 2021 y 2027 con justificaciones peregrinas, incluso en las zonas protegidas de la Red Natura 2000, incumpliéndose la Directiva Marco del Agua.
  • No se plantean medidas para las masas de agua costeras naturales que no están en buen estado.

Alegaciones al Plan Hidrológico del Júcar

En un denso documento se hace un repaso a numerosos puntos del proyecto, donde se exponen deficiencias como que los recursos hídricos de la demarcación no contemplarían los datos reales de los caudales provenientes de la reutilización de aguas residuales, incumpliéndose la normativa vigente que obliga a establecer todos los componentes de los caudales ambientales. Además de que el tratamiento del borrador del plan hidrológico de los recursos hídricos procedentes de la desalación sería incorrecto ya que se consideran como reservas y no como asignaciones en la mayoría de los casos.El borrador de plan hidrológico impone la asunción de los costes de sustitución de los recursos para abastecimiento de las poblaciones de la Ribera del Júcar a ‘los usuarios de abastecimiento beneficiados’ en lugar de a los causantes -perfectamente identificados- de los problemas de calidad de los recursos subterráneos que se venían utilizando para el abastecimiento de dichas poblaciones conforme exigen los principios de repercusión de costes y quien contamina paga existentes en la legislación de aguas.

Un tema destacado es el referente a la principal zona húmeda del País Valenciano, y que según la Normativa vulnerarían e incumplirían los objetivos medioambientales de artículos de la Directiva Marco de Aguas y de la Ley de Aguas para la Albufera de Valencia. Según la Normativa del borrador del Plan Hidrológico del Júcar, “Se definen como objetivos medioambientales de las masas de agua de la Demarcación Hidrográfica del Júcar y los plazos previstos para su consecución los que se relacionan en el apéndice 8” y lo hace difiriendo en el tiempo más allá de diciembre de 2015 la consecución de los objetivos ambientales determinados para un significativo número de masas de agua que son consideradas zonas protegidas -entre otras, la Albufera de Valencia- vulnerando así el derecho comunitario. La Albufera de Valencia es la zona húmeda emblemática valenciana y la segunda más extensa del litoral mediterráneo peninsular. Tiene reconocido, por méritos propios, una extraordinaria importancia como espacio natural y cultural que debe a la existencia del lago y el sistema húmedo que lo complementa, el marjal, que cumple una función decisiva dentro del contexto general de las zonas húmedas europeas, como área de acogida de aves acuáticas.

También se plantea que la normativa del borrador de plan hidrológico prevé y autoriza una sobreasignación de recursos subterráneos con cargo a las masas de agua en mal estado cuantitativo del sistema Vinalopó‐l’Alacantí. Además de que el programa de medidas incluye una actuación sobre el Río Alfambra que consiste en la construcción del embalse de Los Alcamines que supone un grave deterioro de la masa de agua y una modificación de sus características, sin justificación y un estudio de alternativas que constituyan una opción medioambiental significativamente mejor.

Otras consideraciones serían que la previsión del borrador del Plan sobre el mantenimiento de la actividad agrícola en el horizonte del Plan en cuanto a superficie agrícola cultivada con regadío no tendría ningún fundamento, o que en el programa de medidas no se establecería ninguna básica para conseguir el buen estado de las tres masas de agua costeras naturales que ahora no alcanzan el buen estado. La evaluación del estado ecológico de esas masas de agua sería insuficiente.

Además las nuevas concesiones hidroeléctricas que se promueven (con presa o embalse aguas arriba) son las de mayor impacto ambiental, contradiciendo las condiciones que se imponen en la normativa. Concluyen en que no se deberían instalar más centrales hidroeléctricas en la demarcación, o en todo caso priorizar la instalación de turboalternadores en las presas y embalses que no dispongan de ellos.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 514