Protesta contra el comportamiento de las grandes farmacéuticas

Ecologistas en Acción y SumOfUs han realizado una llamativa acción de protesta en las puertas del Ifema-Feria de Madrid, donde tiene lugar el CPhI Worldwide, un gran evento internacional organizado por la industria farmacéutica. Los activistas, ataviados con trajes de protección contra infecciones, acordonaban el recinto. Pretendían de esta forma alertar sobre cómo las grandes industrias farmacéuticas están contribuyendo al aumento de bacterias superresistentes a los antibióticos.

En vez de preocuparse por aumentar la transparencia e implementar procedimientos y regulaciones que garanticen buenas prácticas medioambientales, las grandes compañías farmacéuticas gastan 40 millones de euros en presionar a la Comisión Europea para impulsar la firma del acuerdo de libre comercio entre EE UU y la UE (TTIP en sus siglas en inglés), para de ese modo desregularizar aún más el comercio farmacéutico. Por eso esta acción se enmarca dentro de la Semana Internacional de Lucha contra los Tratados Comerciales

Ayer martes comenzaba el CPhI Worldwide, un evento internacional de tres días de duración, organizado por la industria farmacéutica al que se prevé que asistan decenas de miles de personas. A la entrada de Ifema-Feria de Madrid, varios activistas, con monos, marcarillas, gafas protectoras, guantes y bombonas con líquido desinfectante, avisaban a todo el que quería acceder al recinto de que se adentraban en una zona "contaminada". Una vez pasado el cordón de seguridad, varias "superbacterias" informaban a los asistentes de que gracias a las malas prácticas de las grandes compañías farmacéuticas en la producción de antibióticos, su resistencia a los mismos era mayor y va en aumento. "Vayan preparándose para una epidemia global", amenazaban.

Con una pancarta en la que se leía "Stop Superbugs Now! End Dirty Pharma Production in China!” ("Stop a las superbacterias. Fin a la producción contaminante en China") y varias contra el TTIP, los activistas protestaban contra el irresponsable comportamiento de las grandes compañías farmacéuticas: "En vez de preocuparse por evitar que la producción de antibióticos no contribuya a generar bacterias superresistentes y el tremendo impacto en la salud humana global que puede llegar a provocarse, las farmacéuticas gastan millones de euros para lograr un acuerdo comercial que desregularice aún más el sector", declaraba Mariano González, portavoz de Ecologistas en Acción.

Estas superbacterias se pueden transmitir a través de la carne, el agua contaminada, el aire o por medio del contagio entre personas que ya están infectadas. Hay casos de bacterias que fueron identificadas por primera vez en la India, pero hoy se encuentran en Francia, Japón, Omán y Estados Unidos. Con la globalización cualquier problema de salud local se puede convertir en un desastre de proporciones mundiales, razón por la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cataloga la AMR como uno de los principales riesgos para la humanidad. La propagación a nivel global de la resistencia antimicrobiana implicaría que enfermedades tan serias y contagiosas como la gonorrea y la neumonía podrían volverse incurables tarde o temprano. De hecho, como el número de casos intratables aumenta progresivamente en el mundo, cada vez más médicos consideran los tratamientos basados en los antibióticos como la última opción.

Esta acción se enmarca dentro de la Semana Internacional de Lucha contra los Tratados Comerciales.




Visitantes conectados: 313