Ecomarcha 2016

  Sumario  

 Crónica 6ª Ecomarcha

La Ecomarcha de Ecologistas en Acción partió de BILBAO el sábado 16 de julio para anunciar y denunciar las amenazas del calentamiento global en los espacios y ecosistemas litorales, en este caso de la costa del Cantábrico.

Bajo el lema de “Pedalea para enfriar el planeta”, más de un centenar de activistas ecologistas y de otros movimientos sociales recorren en bicicleta pueblos y paisajes de la costa reivindicando otra forma de moverse y otra forma de vivir y aprovechando también para conocer algunos de los más interesantes y hermosos espacios naturales de este recorrido.

BILBAO – LEMOIZ – BILBAO

El sábado 16 unas 120 personas comienzan a pedalear desde el Arenal de BILBAO. Tras atravesar una parte de la ciudad, la marcha se encamina por la Margen derecha de la ría del Nervión-Ibaizabal hacia su desembocadura. Al llegar a GETXO, frente al puente colgante de Portugalete, un compañero de la asociación de ciclistas urbanos “Biziz bizi” (Vivir en bici) explica su lucha para reivindicar un bidegorri (carril-bici) que recorra este importante eje de la ría, que une localidades densamente pobladas que acabamos de pasar.

Atravesado el municipio getxotarra, llegamos al borde del mar Cantábrico, cuya vista nos acompañará casi toda la Ecomarcha. En los acantilados de Punta Galea podemos contemplar el Abra, una hermosa y extensa bahía hoy cubierta y enterrada parcialmente por las instalaciones portuarias e industriales de Puerto Exterior o Superpuerto de Bilbao. Comentamos los impactos ambientales y la destrucción de esta ingente obra que ha hechos desaparecer un extenso tramo de litoral y encerrado en hormigón el pequeño puerto pesquero de ZIERBENA. También nos explican el impacto del proyecto de dragado de fondos marinos próximos para extraer arenas y alimentando el crecimiento del puerto con nuevos muelles y explanadas.

Continuamos por una senda asfaltada próxima a los acantilados, que nos lleva a SOPELA donde hacemos una parada para reagrupar y tomar una “hamaiketako” (picoteo de media mañana). Y por una carretera rural llegamos a PLENTZIA-GORLIZ, desde donde afrontamos la parte más dura, pero imprescindible de la etapa de hoy. Atravesando el puerto pesquero de ARMINTZA, vamos llegando frente a las ruinas de la inconclusa central nuclear de LEMOIZ. Allí, frente a las moles de hormigón de una nuclear que nunca llegó a entrar en funcionamiento realizamos un sencillo homenaje a la lucha antinuclear de Euskal Herria, coincidiendo con el 40 aniversario de la primera manifestación multitudinaria por una costa vasca no nuclear (Plentzia, agosto de 1976). Compañer@s de la “Comisión de Defensa de una Costa Vasca No Nuclear”, que fueron entonces pioner@s en la denuncia de la amenaza nuclear, y de los Comités Antinucleares que pusieron en marcha un movimiento social sin parangón en Europa nos recuerdan esa lucha, con variadas e imaginativas formas de acción y manifestación que consiguieron finalmente detener el proyecto casi al borde de su entrada en funcionamiento. Un antiguo trabajador de las obras de construcción de la central y hoy compañero de Ekologistak Martxan da fe de la aportación de los trabajadores a este éxito, mediante el sabotaje y la lucha sindical en las propias obras. Ell@s nos transmiten su experiencia y nosotr@s les compensamos con nuestro cariño y homenaje.

Desandamos el camino para repartirnos a comer por las playas de ARMINTZA, GORLIZ Y PLENTZIA. Y por la tarde retornamos a BILBAO a finalizar la etapa. Ha sido una jornada dura y algun@s la terminan volviendo los últimos tramos en el Metro. Las cuestas, el calor y el entumecimiento de músculos de la primera jornada se han dejado notar. Pero hemos echado a andar y ya estamos calentando motores.

BILBO – BARAKALDO - MUSKIZ

El domingo 17 partimos de nuevo desde BILBO. El primer acto en un emotivo recuerdo a un compañero de “Biziz bizi” fallecido hace unas semanas tras ser atropellado por un autobús urbano en la Gran Vía bilbaína. El acto sirve también para reivindicar la necesidad de una movilidad cómoda y segura de l@s usuari@s de la bici en la ciudad.

Por un cómodo “bidegorri” a la orilla de la Margen izquierda del Nervión pronto llegamos a BARAKALDO, donde nos adentramos en el centro comercial de MEGAPARK, para recordar que hace poco más de una década este complejo liderado por “Ikea” supuso la destrucción del humedal de Zuloko-Ibarreta, el último espacio de marisma intermareal del estuario del Nervión. En el centro del pueblo nos recibe el grupo local de Ekologistak Martxan, que nos agasaja con un “hamaiketako” en su “txozna” (barraca de fiestas) y nos cuentan su lucha por la descontaminación de las aguas del embalse de Oiola, que se utilizan para consumo humano y periódicamente padecen episodios de contaminación por el pesticida HCH-lindano.

Seguimos por carretera interurbana hacia SESTAO y PORTUGALETE , conociendo Ezkerraledea (Margen Izquierda), una comarca fundamental en el desarrollo industrial de Bizkaia en el siglo XX y que ha sufrido gravísimos problemas medioambientales de este desarrollo industrial. En las últimas décadas el problema social es la desindustrialización, pero los problemas medioambientales tampoco han desaparecido.

Luego tomamos un “bidegorri” que nos lleva hasta Meatzaldea (la Zona Minera), donde la explotación mineral del hierro, conocida desde los tiempos de los romanos, dio origen a finales del siglo XIX al movimiento obrero y sindical del Estado español . Conocemos ABANTO Y ZIERBENA, cuna de La Pasionaria, donde contemplamos el enorme boquete de la última mina hoy agotada, que supuso hace medio siglo la destrucción total del poblado de Gallarta. Y nos internamos por la “Vía Verde de la Galdamesa”, construida sobre la plataforma de uno de los múltiples ferrocarriles mineros que atravesaban la zona.

Así llegamos a MUSKIZ, donde nos espera la gente de la Coordinadora Anti-Coke con la que realizamos una concentración de protesta frente a la Refinería de Petronor, como acto de denuncia por la contaminación del aire, el mar y el suelo de esta y otras industrias en el litoral costero. Nos cuenta los graves problemas ambientales que padecen y que se han visto acentuados por la reciente construcción de la Planta de Coque de petróleo, pese a la oposición de sectores vecinales, que prefieren la defensa de su salud a los beneficios económicos de este tipo de industrias.

En el acto recordamos también a los Ayuntamientos de Bilbao, Abanto y Zierbena y Muskiz, que nos han dificultado o negado directamente el uso de instalaciones municipales para alojarnos durante la Ecomarcha. En el caso de estos dos últimos Ayuntamientos, es evidente que esa actitud responde al “servilismo municipal” frente al “cacique Petronor”, que ya conocemos en la zona. Afortunadamente colectivos vecinales y sociales de estos municipios nos han facilitado lugares adecuados y suficientes, dando muestras de que la hospitalidad vizcaína se mantiene siempre gracias a los pueblos y las gentes y no siempre por la labor de sus instituciones.

La bochornosa tarde de la anunciada “ola de calor”, que ya ha hecho su entrada, transcurre entre la playa de La Arena, el pueblecito de Pobeña o el propio Muskiz, donde realizamos una primera asamblea de presentación antes de repartirnos por los lugares de pernocta: el local parroquial de San Juan de Muskiz, las antiguas escuelas de San Julián y el “agropunk” de Kotorrio.

MUSKIZ – CASTRO URDIALES – ISLARES - LAREDO

De mañana sin excesivo madrugón, partimos de MUSKIZ el lunes 18 para afrontar la 3ª etapa de nuestra Ecomarcha. Tras reagrupar a la gente que ha dormido en los diferentes lugares, nos dirigimos a POBEÑA desde donde accedemos por una escalinata complicada a la pista que nos llevará a Cantabria. Pedaleando al borde del acantilado podemos observar algunos escasos restos de las infraestructuras de descarga del mineral en barcos que jalonaban este tramos de la costa.

Pronto llegamos a ONTON y cogemos la vieja carretera nacional del Cantábrico. Nos despedimos así de nuestro paso por Euskal Herria, que ha acogido el inicio de esta VIª Ecomarcha. Ascendemos el puerto de Saltacaballo y su descenso nos lleva a MIOÑO, donde nos acercamos a la playa de Dícido a ver otro de los descargaderos de mineral bien conservado y restaurado. Y por una pista y un largo túnel entramos en CASTRO URDIALES, donde hacemos una larga parada de avituallamiento y almuerzo. Castro es un ilustrativo ejemplo del crecimiento urbanístico generado por la extensión de la “segunda residencia” (básicamente de Bizkaia) y la salvaje especulación asociada a este fenómeno.

El calor empieza a achicharrar al pelotón y hacer mella en las fuerzas de l@s pedaleantes. Alguna persona tiene que ser atendida por un “golpe de calor”, pero no falta ánimo para seguir en marcha. Sin embargo, abreviamos un poco la etapa y en lugar de desviarnos a la playa nudista de Sonabia paramos a comer y bañarnos en ISLARES, en la playa de Arenillas. Antes de retornar a la ruta un compañero de SEO-Birdlife nos explica los valores botánicos, geológicos y faunísticos del entorno de los Montes cantábricos orientales que nos circundan.

Tras la refrescante y relajada parada, afrontamos las dos largas subidas que nos conducirán al final de etapa. La primera más larga nos deja en LIENDO, donde paramos para repostar agua y reagrupar. La segunda subida y una larga y gratificante bajada nos llevará hasta LAREDO, donde llegamos al atardecer. Nos alojamos, por fin, en una de las franquicias de la cadena de polideportivos municipales que nos acogerán una vez más.

LAREDO – AMPUERO – SANTOÑA

Las primeras visitas y actividades de este martes 19 son en LAREDO, todavía en el entorno urbano de una localidad crecida para el turismo al borde de la desembocadura de la ría de Treto y las marismas de Santoña. Visitamos el Puerto Deportivo y después nos acercamos al Puntal de Laredo, final de una larga lengua de arena que culmina la playa de Laredo y casi cierra la bahía frente al puerto de Santoña. Allí nos explican algunos de los valores ambientales del Parque Natural de las Marismas de Santoña Victoria y Joyel, que vamos a bordear a lo largo de la etapa de hoy.

Remontamos la ría de Treto por su margen derecha y tras atravesar COLINDRES y LIMPIAS, llegamos a AMPUERO, donde nos detenemos a almorzar en la plaza del pueblo. Atravesamos el puente sobre el río Asón y nos acercamos a un paraje ribereño, donde nos explican los impactos en la vegetación de ribera y el cauce por los dragados para aliviar los efectos del desborde del río y la inundación de sus espacios naturales.

A partir de ahí, seguimos el curso descendente del río por su margen izquierda atravesando TRETO y CICERO. Por carreteras secundarias sin excesivo tráfico vamos avanzando y contemplando algunas de las muchas urbanizaciones que los Tribunales han declarado ilegales en ESCALANTE y ARGOÑOS, gracias a la lucha jurídica del colectivo ecologista ARCA (asociación para la defensa de los recursos naturales de Cantabria). Y así vamos entrando, desde la playa de Argoños y bordeando los muros del Penal del Dueso, en la localidad pesquera de SANTOÑA, donde está nuestro final de etapa.

Por la tarde, mientras algunas gentes se esconden de la “ola de calor” en las playas de Argoños o el Puntal de Laredo, se realiza una visita guiada al Centro de interpretación de las Marismas de Santoña (que hoy hemos bordeado), Victoria y Joyel (que visitaremos mañana). Luego un paseo andando por la senda del Monte Buciero nos permitirá conocer los valores de este monte que se asoma al borde del Cantábrico. Una masa crítica por el paseo marítimo y nuestro primer Flashmob de la Ecomarcha cierran la jornada marchista.

SANTOÑA – NOJA – AJO – RIBAMONTAN AL MAR

El miércoles 20 partimos de SANTOÑA volviendo sobre nuestros pasos para atravesar ARGOÑOS e internarnos por las carreteras locales que se unen los pequeños núcleos del municipio de Arnuero y las marismas de Noja, que forman parte del Espacio Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Visitamos un molino de mareas en las marismas Victoria y después el Centro de Interpretación de las Marismas de Joyel en SOANO. Recortamos la etapa evitando la dura bajada a la playa de La Arena, donde se encuentra una de las urbanizaciones más simbólicas de los desmanes urbanísticos de Cantabria: El Encinar, donde sobreviven después de más de 20 años de pleitos judiciales un centenar de viviendas adosadas declaradas ilegales. Al menos, se consiguió parar un proyecto que alcanzaba las 900 viviendas.

Y siguiendo por un tramo de carril-bici, donde nos intercepta la Policía Local sin mayores consecuencias, atravesamos el núcleo central de ARNUERO y cruzamos el puente sobre la ría de Ajo, para acceder a AJO, donde nos detenemos a almorzar en otro de los municipios co varios ejemplos del urbanismo desaforado e ilegal en este tramo de la costa.

Volvemos a la carretera para acceder por pequeñas carreteras locales que serpentean entre prados verdes al municipio de RIBAMONTAN AL MAR. Nos acercamos a la costa para contemplar la playa de LANGRE, la mejor de Cantabria al decir de nuestro guía de hoy, donde nos hacemos una foto de familia después de escuchar la explicación sobre los valores naturales de esta parte de la costa y también algunas amenazas, como el proyecto de un campo de golf. Y seguimos pedaleando hasta alcanzar en LOREDO y SOMO nuestro final de etapa.

Por la tarde, una visita guiada por las playas de Loredo y Somo, que se asoman a la bahía de Santander, nos permite conocer y disfrutar los valores naturales de una zona dunar y de flora costera bastante bien conservada y los proyectos urbanísticos que la amenzan.

RIBAMONTAN AL MAR – SANTANDER

Jueves 21 y se avecina una etapa complicada, como siempre que nos acercamos a los alrededores de una ciudad. La iniciamos en el desembarcadero de SOMO, desde nos dirigimos por una peligroso tramo de carretera hasta PEDREÑA, donde dos moles de viviendas nos recuerdan el primer embate urbanístico de los años 60 del siglo pasado, que todavía persiste enturbiando el paisaje de la Bahía.

A partir de ahí pedaleamos por una atractiva senda, en general de losetas de piedra, que circunda la bahía muy cerca de sus orillas. Por ella nos acercamos hasta la ISLA DE PEDROSA, donde nos enseñan los edificios en ruinas de un antiguo “centro de cuarentena”, para encierro preventivo de marineros potencialmente afectados por enfermedades tropicales. Hoy está abandonado y pendiente de algún uso social.

Pronto acaba la senda y volvemos a la jungla del asfalto. Atravesamos el bosque de grúas de ASTILLERO y bordeando las instalaciones del aeropuerto nos acercamos hasta el Puerto deportivo y el polígono industrial de RAOS. Empezamos a callejear cuando en CAMARGO la Policía Local nos obliga a partir el pelotón en grupos de menos de 25 personas. En cuanto atravesamos ese municipio volvemos a reagrupar para entrar en pelotón en SANTANDER y acercarnos a la ciudad deportiva de La Albericia, en cuya pista de patinaje nos alojaremos hoy.

Por la tarde está organizado un paseo en barco por la bahía de SANTANDER, con explicación sobre los valores ambientales y el entorno urbanístico de la bahía. Más tarde se celebra una “masa crítica” para reivindicar carriles-bici seguros y suficientes en la ciudad. Precisamente en uno de ellos, de infame diseño y notoria peligrosidad, sufrimos el primer accidente de consideración de esta Ecomarcha, cuando en un estrechamiento se traban dos bicis y sus ocupantes van al suelo, sufriendo lesiones que obligan a su tratamiento hospitalario. Afortunadamente, pueden volver a su casa como tenían previsto y hasta allí les acompaña el saludo y el recuerdo de sus compañer@s de la Ecomarcha.

SANTANDER – LIENCRES – SUANCES

El viernes 22 madrugamos más de lo habitual, para dejar pronto libre un pabellón y unas instalaciones, donde nos han acogido sin demasiada cordialidad y con exceso de trabas burocráticas. Partimos pedaleando de SANTANDER sin acercarnos al centro urbano y ascendemos para acercarnos a la ermita de la Virgen del Mar, patrona de la capital. Allí frente a un hermosa paraje de acantilado y una extensa panorámica de la costa, nos cuentan la reivindicación de la defensa y recuperación natural de la senda costera del Norte, frente a proyectos de convertirla en un paseo marítimo de apariencia urbana.

A partir de ahí, nos introducimos en la Costa Quebrada, un hermoso tramo de litoral donde se intercalan espectaculares acantilados con pequeñas calas de arena y agujas de roca que emergen de las aguas marinas. Un espacio que una iniciativa de participación ciudadana ha declarado como Parque Geológico, a lo que luego se han ido sumando las instituciones. Nos lo explican sobre los acantilados y la playa de ARNIA. Continuamos el pedaleo con el mar a la vista hasta llegar al núcleo urbano de LIENCRES, donde nos detenemos a reponer alimentos y fuerzas.

El siguiente tramo de la etapa nos acerca al Parque Natural de las Dunas de Liencres, que vamos bordeando para acercarnos a MOGRO y desde allí a la playa de Usgo, donde nos explican los impactos ambientales del emisario submarino de Solvay, que dispersa en el mar circundante los residuos de fabricación de sosa caústica de esta empresa ubicada aguas arriba de la ría de Suances. Luego nos acercamos en paralelo a la tubería del emisario hasta CUCHIA donde se encuentran las canteras ya agotadas y abandonadas que suministraban el mineral para la empresa química. Y desde allí vamos por la misma pista de la tubería hasta BARREDA, donde se encuentra la fábrica de Solvay, que origina esos y otros importantes impactos ambientales.

Cruzando la ría de Suances, volvemos a retomar su orilla hacia el mar para alcanzar el núcleo de HINOJEDO, en cuyo Polideportivo nos alojaremos, o seguir por carretera o por una vía verde al borde de la ría hasta llegar a la playa y el centro de SUANCES.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 271