Tomelloso, ciudad del maltrato animal

El cambio político tras las elecciones municipales no ha derivado en un cuestionamiento de la programación cultural caracterizada en algunos casos en la exhibición, explotación y maltrato animal. Circos, mercados medievales y corridas de toros benéficas revelan la escasa sensibilidad del Ayuntamiento de Tomelloso, ahora en manos del PSOE, hacia el bienestar animal, desmarcándose de las tendencias de la sociedad y en especial de la población más joven, que no entiende ni aprueba estos espectáculos.

Del 31 de marzo al 4 de abril recalaba en el recinto ferial el Circo Coliseo tras un accidentado periplo en la provincia, motivado por el rechazo ciudadano allí por donde pasó. De hecho, el Ayuntamiento de Puertollano impidió su instalación en terrenos municipales, recogiendo el sentir popular que ve en los circos con animales un anacronismo de dominación y violencia contra animales salvajes procedentes del tráfico ilegal o de la cría en cautividad. Aunque haya circos que se esfuercen en mejorar su bienestar, no respetan ni de lejos sus necesidades vitales y de comportamiento, distorsionando su condición de fauna salvaje y función ecológica allá en los hábitats naturales de donde proceden.

Es desconcertante la respuesta ofrecida por el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Tomelloso, Raúl Zatón, a un grupo de ciudadanas, quienes le pidieron una explicación ante la visita del Circo Coliseo; escudándose en la presentación por parte del Grupo Municipal de IU-Ganemos de una moción contra los circos con animales en el Pleno del 21 de abril, evitó la asunción de responsabilidad otorgada por el cargo que ocupa.

Recientemente, una gala presentaba la IV Corrida de Toros Benéfica del 23 de abril organizada por la Peña Taurina de Tomelloso y la empresa Por Naturales, con colaboración del Ayuntamiento y la Hermandad Virgen de las Viñas. La alcaldesa socialista, Inmaculada Jiménez, en un momento de lucidez - o en un lapsus - llegó a confesar que el trabajo desarrollado en los últimos años por la peña taurina tenía mucho mérito, al desarrollarse en un marco taurino poco propicio, reconociendo indirectamente el escaso arraigo de los toros en Tomelloso, o tal vez el clamor social en contra de la barbarie que se ejecuta en los ruedos.

Por otra parte, el fin de semana último se ha celebrado un Mercado Medieval en el Parque de la Constitución. Independientemente del dudoso valor histórico y cultural de este tipo de eventos, Ecologistas en Acción denuncia la presencia de un stand de reptiles y rapaces, así como charlas de cetrería. Promocionar la tenencia y exhibición de animales salvajes es una irresponsabilidad con implicaciones legales y éticas, más si se efectúa desde instituciones públicas obligadas a preservar el patrimonio natural y a transmitir mensajes que incentiven su conocimiento y respeto. La cetrería no es ningún arte sino una práctica que incita a expoliar nidos de rapaces amenazadas y protegidas, esclavizándolas de por vida.

Ecologistas en Acción va a dirigir de inmediato una petición por escrito al Ayuntamiento para que se nos informe si ha comprobado los correspondientes permisos que acrediten la legalidad de esos puestos.

Instamos al Ayuntamiento a revisar su política cultural y de entretenimiento, adaptándose a los nuevos tiempos, eliminando la contratación y colaboración en actividades y atracciones de exhibición, explotación y maltrato animal, integrándose en las redes de ciudades abolicionistas existentes.

La futura ordenanza municipal de protección animal debería contemplar y proyectar el ansiado cambio de paradigma en nuestra relación con el mundo animal. Los hechos descritos indican que no va a ser fácil con este Ayuntamiento.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 316