El Tribunal Superior de Justicia anula nuevamente la operación Mahou-Calderón

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, estima el recurso de Ecologistas en Acción y anula el plan parcial de la operación Mahou-Calderón, aprobado en 2014 por Ana Botella. El proyecto anulado no incluye la reserva obligatoria destinada a viviendas de protección. La organización muestra su satisfacción por el fallo judicial y agradece el apoyo de la ciudadanía y especialmente de la Asociación Vecinal Pasillo Verde-Imperial.

Una sentencia de 30 de mayo de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), comunicada a las partes el 3 de junio, anula el plan parcial de reforma interior (PPRI) del desarrollo del Área de Planeamiento Remitido 02.21 Mahou-Vicente Calderón, en el distrito de Arganzuela. Este planeamiento fue aprobado, en 2014 siendo alcaldesa Ana Botella. Este mismo fallo judicial también anula parcialmente la modificación puntual del plan general de ordenación urbana (PGOU) de Madrid, referida a este mismo ámbito y aprobada, en 2009, por Alberto Ruíz Gallardón. En abril de 2015, el TSJM ya anuló esta misma modificación puntual del PGOU al estimar un recurso interpuesto por la Asociación Señales de Humo, aunque la sentencia está recurrida ante el Tribunal Supremo.

En esta ocasión el TSJM, anula la operación por dos motivos. Uno porque el PPRI deriva de la modificación puntual ya anulada en 2015 por incumplir la limitación de tres alturas máximas de las edificaciones. El Tribunal no aplica la Ley 4/2015 que deroga esta restricción y que se aprobó el pasado mes de diciembre por los grupos parlamentarios de Ciudadanos y Partido Popular (recurrida ante el Tribunal Constitucional por diputados de Podemos). Considera el TSJM que a una decisión de nulidad judicial no se le puede aplicar retroactivamente una ley posterior. Dice textualmente, “no es una cuestión de conceder carácter retroactivo a interpretaciones legales de preceptos derogados sino de aplicación de los efectos de la nulidad declarada judicialmente”.

El segundo motivo de nulidad es que ni el PPRI ni la modificación puntual del PGOU prevén las reservas de suelo obligatorias destinadas a construcción de viviendas de protección.

La operación anulada, aunque recurrible ante el Tribunal Supremo, afecta a una superficie de 204.218 metros cuadrados, contempla una edificabilidad de 175.365 metros cuadrados, supone la demolición del estadio Vicente Calderón, el soterramiento de la M-30, la construcción de ocho torres de entre ocho y veinte plantas y dos rascacielos de treinta y seis plantas con una capacidad, en total, para dos mil viviendas.

Ecologistas en Acción, recurrió el plan parcial en noviembre de 2014 por considerar que permite una actuación especulativa que atiende a los beneficios de propietarios de suelo y constructoras, pero no a las necesidades vecinales. En julio de 2015 el TSJM ordenó la paralización cautelar del proyecto. La organización agradece el apoyo recibido, especialmente de la Asociación Vecinal Pasillo Verde y de las asociaciones de madres y padres del instituto Gran Capitán y del colegio Tomás Bretón, así como de todas las personas y colectivos que han colaborado en la campaña de financiación colectiva #PelotazoMahouCalderón.

Ecologistas en Acción valora muy positivamente la sentencia y considera que debe entenderse como una oportunidad para redefinir el modelo de ciudad. La operación Mahou-Calderón es una macroperación especulativa heredada de la época del Madrid Olímpico de Alberto Ruíz Gallardón, donde los proyectos faraónicos desplazaron a la ciudad pensada para la ciudadanía. Desterrar las operaciones urbanísticas especulativas no es sinónimo de pérdida de inversiones es una ocasión para rediseñar la ciudad, equilibrando la balanza entre beneficios privados e interés general.




Visitantes conectados: 769