Tres propuestas para abrir el debate de las alternativas al soterramiento del tren en Valladolid

Desde el lunes 26 de septiembre se puede visitar en el Centro Cívico “Esgueva” (calle Madre de Dios 20) la exposición que muestra los trabajos presentados por los tres equipos de alumnos y alumnas de urbanismo de la UVA al concurso de ideas organizado por Ecologistas en Acción para una ordenación del entorno urbano del ferrocarril alternativa al soterramiento. “Si éste no es viable, ¿qué “plan B” sería posible y deseable para el paso del ferrocarril por la ciudad?”.

Para Ecologistas en Acción soterrar debería ser siempre la última de las opciones al ser la peor solución por su enorme coste económico, la naturaleza “especulativa” de su plan de financiación y los problemas ambientales y de ecología urbana e, incluso, ahora posiblemente inviable en lo financiero. Pero la prolongación sine die de los problemas que ya han sufrido varias generaciones de vallisoletanos (y otros que se han ido añadiendo) tampoco es una opción aceptable. Por lo tanto, deben plantearse alternativas viables que, además de resolverlos con un menor coste de todo tipo, conviertan el entorno de la vía férrea a su paso por Valladolid en un lugar realmente atractivo, aunque den al traste con intereses y negocios privados sufragados con dinero público.

Ecologistas en Acción, asociación para la defensa ambiental de la provincia con 30 años de existencia, considera que el “Plan Rogers” se ha convertido, tras el derrumbe especulativo inmobiliario, en un espejismo, y mantenerlo implicaría tener que evitar el endeudamiento subiendo impuestos o recortando servicios municipales.

“Chemin”, “El encuentro” y “Valladolid, súbete a la realidad” son los lemas de los trabajos presentados a concurso sobre los cuales el jurado deliberará el próximo jueves 29 de septiembre y cuyo fallo dará a conocer Ecologistas en Acción de Valladolid el viernes 30 de septiembre. Será un acto público que comenzará a las siete y media de la tarde en el Centro Cívico Esgueva de Valladolid en el que intervendrán representantes de los equipos a concurso para presentar sus trabajos y posteriormente el jurado, pronunciando su fallo a las 20.00 horas.

Los tres equipos premiados recibirán un diploma y la suscripción durante dos años a la revista El Ecologista. El primer y segundo premio recibirán una dotación económica de 200 y 100 euros, respectivamente.

El jurado está formado por Emilio Ganado Abad, presidente de Ecologistas en Acción de Valladolid; Luis Santos Ganges, geógrafo urbanista, experto en transporte ferroviario, profesor de urbanismo de la Universidad de Valladolid y miembro de Ecologistas en Acción de Valladolid; Marina Jiménez Jiménez, arquitecta urbanista, experta en paisaje y sistemas de espacios libres, profesora de urbanismo de la Universidad de Valladolid; y Diego González Lasala, arquitecto.

Los trabajos que componen la exposición se pueden visitar hasta el viernes 7 de octubre de lunes a viernes de 09:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 21:00 horas, y los sábados 10:00 a 14:00 horas y de 16:30 a 20:15 horas. Cada trabajo muestra la idea propuesta en una imagen general en plano o fotografía para el entorno de todo el trazado ferroviario a su paso por Valladolid, complementada con textos, esquemas, infografías, fotos y detalles justificativos o explicativos de las ideas de especial interés y de los “puntos críticos” urbanos que abordan.

El objetivo del concurso -y de la exposición que muestra los trabajos presentados- es explorar las posibilidades de ordenación espacial de los entornos urbanos afectados por el paso del ferrocarril en Valladolid, posibilidades que constituyan alternativas reales al soterramiento y que puedan contribuir constructivamente al debate social en torno a este problema. El concurso pretende también dar visibilidad a ideas con grandes dosis de creatividad y frescura que emanan de jóvenes estudiantes de urbanismo de la Universidad de Valladolid y explorar así una nueva manera de fortalecer las relaciones entre la comunidad académica y las organizaciones sociales de nuestra ciudad.

Ecologistas en Acción de Valladolid considera que los trabajos presentados dan una satisfactoria respuesta a los elementos de ordenación que pretendían orientar el concurso: la cualificación del espacio libre -principalmente público o susceptible de convertirse en público- en el entorno de la vía férrea, atendiendo a su mejora ambiental y paisajística, a su articulación con el sistema de espacios públicos de Valladolid y a la optimización de las conexiones peatonales y ciclistas entre ambos lados del eje ferroviario; la creación de un espacio público urbano atractivo (ameno y complejo) y más equilibrado desde el punto de vista de la movilidad, esto es, priorizando la mejora de los tráficos peatonal, ciclista y del transporte público) y minimizando el impacto del vehículo privado a motor; la reordenación del espacio inmediato a la actual estación Valladolid-Campo Grande”, con especial atención a las posibilidades de creación de una interface más eficiente con el sistema de autobuses interurbanos y al cruce ferroviario de las calles Labradores y Panaderos; y la exploración de las posibilidades que, como consecuencia del cuestionamiento del soterramiento, se podrían plantear como alternativas a la ordenación urbanística aprobada para los terrenos actualmente ocupados por los talleres de Renfe, las instalaciones de Argales y estación de Ariza.

Ecologistas en Acción pone su objetivo, más que en la ejecución de alguna de las ideas presentadas, en que se abra un debate, más necesario aún tras la fallida consulta ciudadana, para abordar la realidad del ferrocarril a su paso por la ciudad. Lejos de caer en el falso dilema entre un soterramiento total o parcial o dejar la franja ferroviaria en su estado actual con mínimas mejoras, el debate debería centrarse en un tratamiento integral que la modifique totalmente, dotándola de mayor calidad urbanística y permeabilidad, sobre todo peatonal y ciclista, que eliminen barreras físicas y visuales, contando ahora con nuevas soluciones constructivas que resuelven problemas que hace unas décadas eran técnicamente insalvables o requerían grandes inversiones.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 346