Piden el fin de vertidos de hidrocarburos en la Bahía de Algeciras

Ecologistas en Acción denuncian los continuos vertidos desde el complejo petroquímico y piden a las administraciones “un cambio energético” para paliar la dependencia que tenemos de los combustibles fósiles.

Verdemar-Ecologistas en Acción va a interponer denuncia contra la compañía de petróleos CEPSA por contaminar el frente litoral de Algeciras. La playa de “el Rinconcillo” de Algeciras ha amanecido hoy con un reguero de hidrocarburos de más de medio kilómetro. Esta contaminación ha podido afectar a los fondos marinos de antiguos caladeros de esta zona del “hoyo de Los Caballos” y a lapas protegidas en una escollera afectada por la contaminación.

Ecologistas preguntan qué se hacía en la monoboya de CEPSA con el temporal de levante que azotaba la zona. Qué seguridad existe entre la monoboya, las mangueras y el tanque que acumula el crudo en la refinería. Qué ocurre con el crudo que queda en las mangueras.

Verdemar-Ecologistas en Acción denuncia que una refinería vieja del año 1964 no puede seguir destilando casi 20 millones de toneladas de crudo. Pedimos a la sociedad civil exija un cambio energético sostenible para acabar con la dependencia de los combustible fósiles.

Las refinerías son las instalaciones industriales más contaminantes de todas las existentes. El sector del refino en España emitió más de 14 millones de toneladas de CO2 en 2015, lo que supuso el 4,82 % del total de emisiones de gases de efecto invernadero en todo el Estado. Por otro lado, durante 2014 fue el segundo sector más contaminante en la emisión de óxidos de azufre, compuestos orgánicos volátiles y níquel, mientras que fue el tercero en la emisión de óxidos de nitrógeno y naftaleno.

En particular, la refinería de Cepsa en San Roque (Cádiz), tiene una capacidad de refino de 12 millones de toneladas y 240.000 barriles de crudo diarios. Durante 2014 emitió 1.690.0000 toneladas de CO2, 2.050 t de óxidos de nitrógeno, 4.540 toneladas de óxidos de azufre, metales pesados, muchos de ellos cancerígenos y disruptores hormonales (92 kg de arsénico, 85,6 kg de cadmio, 1.500 kg de cromo, 23,2 kg de mercurio, 9.100 kg de níquel, 282 kg de plomo), sustancias cancerígenas como 2.900 kg de benceno y 210.000 kg de partículas. Además de innumerables vertidos al mar de sustancias peligrosas (116.000 kilógramos de carbono orgánico total, 1.180 kg de etilbenceno, 70,4 de hidrocarburos aromáticos policíclicos, 40 kg de fenoles, etc.).

Esto hace que la morbilidad y mortalidad de la población del Campo de Gibraltar sea la más alta que la media de Andalucía y de España, según el estudio de la Universidad Pompeu i Fabra y el Instituto de salud Carlos III, en los Atlas de mortalidad y mapa del cáncer en España, respectivamente.