Necesitamos mayor ambición: no basta con que entre en vigor el Acuerdo de París

Ante la entrada en vigor el 4 de noviembre del Acuerdo de París, Ecologistas en Acción recuerda que las declaraciones deben de ir acompañadas con hechos que verdaderamente aborden la urgencia de la lucha contra el cambio climático. Apenas se han producido avances desde la pasada cumbre de París que puedan culminar con mayores compromisos en 2018, en la línea de las recomendaciones del IPCC.

Mañana comenzará la aplicación del Acuerdo de París, debido a que el pasado 4 de octubre se cumplió el requisito de que 55 países que representarán más del 55% de las emisiones globales depositasen ante Naciones Unidas sus instrumentos de ratificación. Un hecho que rápidamente se ha presentado como un éxito sin que se hayan resuelto las concreciones necesarias para garantizar que el ritmo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se ajusta a la evidencia científica.

"Una vez dado el paso de la ratificación, esperamos que se deje de centrar la lucha climática en procesos legales y se deriven esos esfuerzos a la reducción real de las emisiones que aún no han alcanzado techo", manifiesta Javier Andaluz, portavoz de cambio climático de Ecologistas en Acción. “Para ello es necesario que se produzca un notable incremento en la ambición de los países en 2018. El inventariado de las emisiones no debe de ser usado como pretexto para posponer el ajuste a las indicaciones realizadas por el IPCC, ya que de no modificarse los compromisos presentados nos alejaríamos de poder limitar el incremento de la temperatura global a 1,5ºC”, continúa.

El Estado español llega una vez más tarde a sus compromisos internacionales, ya que aún no ha dado este primer paso de la ratificación del Acuerdo. De hecho, el adelanto de las emisiones que se hizo público en agosto confirma que, al igual que año anterior, se produce un incremento de las emisiones, en este caso de más de un 3%. Este dato demuestra que las anteriores reducciones observadas se deben exclusivamente a hechos coyunturales y no a la una auténtica descarbonización de la economía.

La próxima Cumbre del Clima (COP22) que se inicia el próximo lunes en Marrakech debe de convertirse en un paso más que afiance este incremento de la ambición. En ella hay que abordar (y, a ser posible, concluir) cuestiones pendientes como una financiación garantizada al Fondo Verde para el Clima, una financiación adicional para afrontar las pérdidas y daños y una adecuada transferencia tecnológica y científica entre el Norte y el Sur global.

Ecologistas en Acción estará presente en esta cumbre con el objetivo de señalar los falsos discursos de empresas y gobiernos profósiles, que son parches que pretenden mantener su modelo de negocio. Un modelo cuyas consecuencias se sufren cada día con mayor intensidad, batiéndose récords en los registros de temperaturas, pérdidas agrícolas, aumento de la intensidad de sequías y lluvias torrenciales, etc.

La especulación de los bosques, la inclusión en la contabilidad de carbono de emisiones negativas poco realistas, los mecanismos de compensación de las emisiones, los mercados de carbono, el intento de lavado de cara de los combustibles fósiles (como el carbón “limpio” o el gas natural) o un nuevo impulso nuclear suponen incrementar las desigualdades y el déficit ecológico actual e impedirán la regeneración de ecosistemas de vital importancia en el equilibrio climático global. Se hace necesario, por tanto, la puesta en valor de la sociedad civil frente a la enorme capacidad de influencia que tienen las grandes empresas petroleras, que aunque tienen claras las incompatibilidades de estar presentes en las negociaciones climáticas, siguen estando reconocidas como actores dentro de las mismas.

Las soluciones ya existen y se están poniendo en marcha desde la ciudadanía en forma de cooperativas agroecológicas y de consumo, comercializadoras de energía verdes, otro modelo de movilidad o una creciente puesta en valor de las labores de cuidados. Esta apuesta por una sociedad que anteponga los equilibrios naturales y humanos a la explotación continúa de los recursos es el único camino posible para ajustarnos a los límites del planeta.




Visitantes conectados: 663