Directrices Regionales de Ordenación del Territorio de Asturias

Ecoloxistes n’Aición d’Asturies entiende que, el documento de Avance de la Revisión de las Directrices Regionales de Ordenación del Territorio de Asturias y Documento Inicial Estratégico (BOPA de 8 de Julio de 2016) presentado a exposición pública, asume gran parte del lenguaje y filosofía que desde el ecologismo venimos defendiendo en materia de ordenación del territorio, de movilidad, de producción y distribución de productos del campo, etc; nos alegramos de ello.

Pero no basta con quedarse en el discurso y en las propuestas generales si de verdad nos mueve una voluntad política de llevarlas a cabo, es necesario un diagnóstico crítico con las políticas llevadas hasta ahora y que nos han conducido a la situación actual (algo que no se hace en el documento) y así poder superarlas emprendiendo otras nuevas que han de ser más sostenibles y viables a largo plazo.

En la propuesta 8 de las 14 que se proponen en el documento, se aboga por unas Infraestructuras de transporte eficientes y multimodales, pero seguidamente nos dice que “El Plan de Infraestructuras para la movilidad del Principado de Asturias, PIMA, 2015-2030”, se considera parte integrante de la presente propuesta de Directrices. El PIMA promueve más autovías (La Espina-Canero, tercer carril de la Y entre Oviedo y Avilés, túneles como el del Fito bajo el Sueve), o la continuidad del AVE entre Pola de Lena y Gijón/Avilés que es un modo de transporte insostenible, de elevado consumo energético, no rentable, y socialmente injusto.

Se defiende a lo largo de todo el documento una movilidad sostenible y se propone al ferrocarril de cercanías como una pieza clave en ese necesario entramado de modos de transporte (caminar, bicicleta, tren), para ello resulta imprescindible una reforma del PIMA que introduzca estos principios en sus actuaciones.

En un momento de crisis en que los recursos son escasos, hay que priorizar lo más necesario, resulta paradójico invertir una elevadísima suma de euros en el tramo Pola de Lena-Gijón y a la vez reclamar una mejora en la red ferroviaria de cercanías que en estos momentos sufre su más profunda crisis, amplificada en Gijón con el desafortunado traslado provisional de la estación del ferrocarril que ha traído como consecuencia una disminución de usuarios de este modo de transporte.

Otra propuesta con la que Ecoloxistes n’Aición no está de acuerdo es aquella en que plantea potenciar la I+D+i en todos los campos asociados a alternativas energéticas no dependientes del exterior, energías renovables, y de ahorro y de eficiencia energética, incidiendo en técnicas que eviten emisiones GEI, viables y sostenibles económicamente. Este párrafo que tan ecológicamente suena es un enmascarado permiso para que en nuestra comunidad se puedan realizar investigaciones sobre combustibles fósiles, incluida la fractura hidráulica (fracking) o las técnicas de captura de carbono, ya que el párrafo se refiere a alternativas energéticas no dependientes del exterior, caso del carbón regional.

Si una parte de los combustibles convencionales deberían quedar en la tierra para no superar los 2 ºC de temperatura en el planeta, tal como recomiendan todos los organismos internacionales expertos en la materia, ¿qué sentido tiene seguir invirtiendo dinero público en investigar aquellos combustibles que están a más profundidad, de más difícil extracción, o donde deberíamos emplear la fractura hidráulica?.

Los que gobernaron durante las últimas décadas y han acabado con la minería del carbón, eso sí por exigencias del mercado, no pueden dar lecciones a nadie en la defensa de las comarcas mineras, han dilapidado cuantiosos recursos con los denominados fondos mineros, con un resultado desastroso que ha beneficiado a unos pocos. Ahora, que el sector del carbón apenas da trabajo directo a 3.000 personas, y que por interés general de la humanidad hemos de abandonar su uso, se colocan en primera fila defendiendo el carbón y sus comarcas.

Decir también que en lo que se refiere a la participación, el documento mantiene de nuevo un tono que está en línea con las demandas actuales de participación ciudadana, pero que nuevamente la realidad se ocupa de desenmascarar; es el caso del proyecto de la carretera al Puerto de Tarna que estuvo a exposición pública hasta hace unos días y al que vecinos de la zona y numerosos colectivos entre los que está Ecoloxistes n’Aición, presentaron alegaciones.

En este proyecto de carretera de montaña por el Parque Natural de Redes destaca la nula participación de la población de la zona, que sí quiere estar bien comunicada pero, para unos 300 vehículos día, el trazado debería ser más respetuoso con el territorio y la vida de la gente que lo habita y a ello contribuiría el que las personas y colectivos interesados fuesen escuchados antes de abrir el proceso de alegaciones.




Visitantes conectados: 1269