¿Cómo reducir la contaminación de Madrid?

Propuestas

 Administraciones públicas

Desde que en el año 2000 Ecologistas en Acción comenzó a hacer el seguimiento de la contaminación atmosférica, todos los años se han superado los niveles límites legales establecidos para diversos contaminantes analizados, de tal forma que se ha convertido en un problema de salud pública de gran calado, ya que se estima que cada año provoca más de 2.000 muertes prematuras en la ciudad.

PDF - 251.6 KB
Propuestas administraciones

¿Qué medidas se pueden tomar?

La principal fuente de contaminación es el tráfico de vehículos. Diariamente se producen en Madrid 2,5 millones de desplazamiento en coche, de los que un millón proceden o se dirigen al área metropolitana. Por tanto, mejorar la calidad del aire pasa necesariamente por una sustancial reducción del tráfico de vehículos, que limite sus privilegios en el uso del espacio público y en la accesibilidad, transfiriendo viajes del coche al transporte público y mejorando la situación de peatones y ciclistas.

Los 4 ejes de la movilidad sostenible

  • Disuadir del uso del coche en la ciudad
  • Mejorar el transporte público
  • Favorecer al peatón y a la bicicleta
  • Disminuir las necesidades de movilidad, creando cercanía

Disuadir del uso del coche
1. Reducción de carriles de circulación en las vías preferentes, empezando por los tramos de autopista que penetran hasta el centro de la ciudad, aumentando el espacio de otros usuarios: ampliando aceras, construyendo carriles-bus y/o carriles-bici.

2. Eliminación de las plazas de aparcamiento azules del SER, dejando solo las plazas de prioridad para residentes (verdes) y carga y descarga. Prohibir el aparcamiento de motos en las aceras, dándoles espacios hoy ocupados por coches.

3. Pacificar el tráfico, limitando la velocidad a 30 km/h en todas las zonas residenciales y haciendo cumplir de forma estricta el límite de 50 km/h en todas las vías principales y entradas a Madrid, una vez que se llegue a zona habitada. 

Mejorar el transporte público

4. Ampliación, mejora y redistribución de la red de autobuses urbanos. Crear una red de alta frecuencia, centrada en las relaciones periferia-periferia al exterior de la M-30 y construcción de carriles-bus con preferencia de paso en los cruces.

5. Establecer planes de transporte colectivo obligatorios para todos los centros públicos como ministerios, hospitales, universidades, etc. además de centros comerciales, empresas, polígonos, nuevos desarrollos… que tengan una gran afluencia de trabajadores y/o público.

6. Recuperar y mejorar las frecuencias del transporte público perdidas durante la crisis y abaratar su uso, estableciendo un billete intermodal y un abono social.

Favorecer la movilidad no motorizada

7. Dar prioridad al peatón, ampliando el espacio peatonal a costa del coche hasta que este ocupe como mucho un tercio de la calle. El reparto del espacio público está descompensado a favor del coche que, con menos de un tercio de los desplazamientos, ocupa bastante más de la mitad del mismo.

8. Favorecer el uso de la bicicleta. Desarrollo de una red de carriles-bici en las mayores avenidas restando un carril de la calzada, calmar el tráfico, construir aparcamientos generalizados, en especial en estaciones (de metro y tren) y centros públicos y privados de gran afluencia. Ampliar la bicicleta pública y favorecer el uso combinado transporte público-bicicleta.

Disminuir las necesidades de movilidad, creando cercanía

Durante los últimos 20 años, nuestra movilidad no ha dejado de aumentar. Crecen cada vez más el número de viajes motorizados y los kilómetros recorridos. Esto es consecuencia de una expansión urbana y metropolitana que ha salpicado por el territorio urbanizaciones, centros comerciales y de ocio, polígonos industriales, centros educativos… en lugares cada vez más alejados de los centros urbanos y dependientes del automóvil. Es necesaria una nueva planificación territorial basada en la creación de cercanía, que evite los largos desplazamientos cotidianos en automóvil y los transfiera al transporte público. Para ello, proponemos:

9. Una moratoria a la construcción de nuevos desarrollos urbanísticos, mientras sigan existiendo miles de viviendas vacías en la ciudad consolidada. Prohibición de desarrollos urbanos separados de los cascos consolidados.

10. Reorganizar los usos urbanos, para que sea posible cubrir la mayor parte de las necesidades cotidianas en un entorno cercano, dentro del propio barrio, dotándolos de los equipamientos necesarios (centros educativos, sanitarios, deportivos, culturales, de ocio…) y favoreciendo el comercio de proximidad.

Propuestas

 Ciudadanía

La principal fuente de contaminación en Madrid es el tráfico de vehículos motorizados. Diariamente se producen en la capital 2,5 millones de desplazamientos en automóvil. Por tanto, mejorar la calidad del aire pasa necesariamente por una sustancial reducción del tráfico.

PDF - 158.4 KB
Propuestas ciudadanía

Hay que tener en cuenta que el automóvil es el modo de transporte menos eficiente, lo que se acentúa por su bajísimo nivel de ocupación (1,2 personas/vehículo). Esto significa que para mover a una persona que pesa menos de 100 kg, se utiliza una máquina que pesa 1,5 toneladas de media, que consume energía fósil, que emite gases tóxicos, produce ruido, es peligrosa por su velocidad, y ocupa un espacio muchas veces superior al de la persona que transporta.

Por ello, vulnera importantes derechos ciudadanos, como el derecho a respirar un aire limpio y a vivir en un entorno seguro y tranquilo. Su uso abusivo del espacio público empeora la movilidad de quienes no tienen coche, dificultando el buen funcionamiento del transporte público, disuadiendo del uso de la bicicleta y poniendo obstáculos al caminar. Además está más del 90 % de su tiempo estacionado.

Moverse en automóvil por la ciudad no es un derecho, ya que no es un medio de transporte universal, ni sería deseable que lo fuera (los derechos son universales por su propia naturaleza). Es una opción, que coarta la libertad de los demás personas usuarias de la calle, convirtiéndola en un lugar inhóspito y no apto para la convivencia ciudadana. También es el medio más caro. El coste medio de un turismo es de 0,32 euros por kilómetro, contando todos los gastos que suponen la posesión de un coche: compra del vehículo, impuestos, seguros, averías, revisiones, mantenimiento, aparcamiento, combustible… En esta cifra no se incluye el coste que tiene para la sociedad, que pagamos el enorme gasto de las infraestructuras que necesita.

Algunas propuestas para moverse por Madrid:

  • Si la distancia es inferior a 2 km, camina. Te darás cuenta de que tardas menos de lo que piensas, no perderás tiempo esperando al bus o al metro ni buscando aparcamiento y ahorrarás dinero. Caminar es el mejor ejercicio para el cuerpo y despeja la mente.
  • Si tienes prisa, utiliza la bicicleta. Es el sistema más rápido para moverse en la ciudad (para radios de cobertura de hasta 7 km) y te mantiene en forma. En la Almendra Central hay servicios de bicicleta eléctrica pública, que también puedes utilizar.
  • Para distancias largas, usa el transporte público. Madrid tiene una buena red de transporte público, aunque mal gestionada. Aprovecha las ventajas que te ofrece.
  • Otra opción: el sistema de taxis sin conductor que utiliza pequeños coches eléctricos, que puedes recoger y aparcar en cualquier lugar de la almendra central.

Pero, si a pesar de todo, tienes coche:

  • Utilízalo lo menos posible. Casi siempre hay alternativas de transporte público, otras personas ya las han encontrado (menos de un tercio de los viajes en Madrid se hacen en automóvil). Descubrirás que el tiempo en transporte público no se pierde, puedes leer, escribir, comunicarte por el móvil, pensar, observar al personal, relajarte, etc.
  • Comparte coche. Así la contaminación que produce el vehículo se dividirá entre 2, 3, 4 o 5 veces, según las personas que transporte.
  • Respeta los límites de velocidad, evitando acelerones y paradas bruscas. Con ello contribuirás a que la calle sea un lugar más seguro, el tráfico más fluido y se emitan menos contaminantes.
  • Si eres una persona cautiva del coche porque vives en un lugar apartado, busca alternativas de transporte público cerca de tu casa, para dejar el coche lo antes posible. También puedes recurrir al uso combinado de bicicleta-transporte público.
  • Si crees que necesitas comprarte un coche, piénsalo mejor. Hay sistemas de coche compartido (como el carsharing) y en última instancia compra un coche híbrido o eléctrico, cuanto más pequeño y eficiente mejor, y nunca un diésel.
    Si te preocupa la contaminación y quieres hacer más para mejorar la calidad del aire que respiras y vivir en una ciudad más saludable y democrática:
  • Apoya las iniciativas a favor de una movilidad más sostenible.
  • Participa en tu barrio, sumándote a la búsqueda de soluciones que mejoren la accesibilidad a pie, en bicicleta y en transporte público.
  • Únete a las asociaciones y plataformas que exigimos un mejor transporte público y favorecemos a peatones y ciclistas.
  • Asóciate a Ecologistas en Acción y participa en la Comisión de Urbanismo y Transporte. ¡Necesitamos tu ayuda!



Visitantes conectados: 520