Apoyo a la UFP en sus reclamaciones por los humos de la frontera

Guelaya-Ecologistas en Acción apoya las reclamaciones del sindicato policial UFP sobre la gran cantidad de humos que se concentran en la frontera procedentes de los automóviles y que afectan a los policías que controlan el tránsito de estos vehículos. Apoyamos y reiteramos además las peticiones de que Melilla cuente con equipos de medición de calidad del aire, ya que es el único territorio español que no lo tiene ni aprobado.

Ante las noticias que han surgido en los medios de comunicación de Melilla sobre medición de calidad de humos en Melilla y en frontera, realizadas recientemente por la UFP, y en la que la UFP solicita que se analizan los humos en las fronteras de Melilla Guelaya-Ecologistas en Acción quiere expresar lo siguiente:

Que si se refiere la UFP a la contaminación atmosférica procedente de los coches que entran en Melilla para el comercio atípico, sin revisión técnica y sin seguro, no haría falta tener un equipo de medición de humos como los de la ITV en la frontera, bastaría con hacer con los vehículos del contrabando lo mismo que tiene que hacer la policía o la guardia civil con un vehículo en las mismas condiciones cuyo propietario sea un melillense y circule por Melilla. Exactamente lo mismo. Lo que proceda.

En estos casos nos estaríamos preocupando de la emisión de gases.

Pero si queremos conocer no la emisión sino la inmisión, lo que afecta a la salud pública la contaminación provocada por el conjunto de los coches, nuevos y viejos, que circulan por Melilla, más la central eléctrica de Endesa, y las combustiones de basuras de la incineradora, entonces lo que necesitamos son unos equipos que no tenemos y que no existe voluntad política de tener.

Guelaya-Ecologistas en Acción ha solicitado a la Consejería de Medio Ambiente, sin ningún resultado, que se instalen en Melilla equipos de medición de gases para poder conocer y valorar lo que respiramos en toda Melilla, desde las fronteras hasta el centro de la ciudad, pasando por los barrios.

Con respecto a las fuerzas de seguridad del Estado que trabajan en la frontera, apoyamos su derecho a unas condiciones laborales como mínimo legales en cuanto a prevención laboral. Suponemos que reciben órdenes, de lo contrario no se entiende que los vehículos del contrabando, que no pasan inspección técnica (al entrar en Melilla la guardia civil le pide a los melillenses, a veces, la inspección técnica), que son conducidos por personas que no son propietarios del vehículo, que no tienen seguro y que utilizan combustible argelino sin filtrar, pasen sin más la frontera.

Y si las órdenes que tienen es que por la misma situación que se “cruje” a uno de Melilla, no se puede tocar a un contrabandista, estaríamos admitiendo una ciudad sin Ley, que es mucho peor que una ciudad contaminada.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 243