Palomares 51 años

Ecologistas en Acción de Almería inicia los trámites para demandar judicialmente al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) por permitir un cementerio nuclear ilegal en Palomares. Exigen al CSN que ordene al Ciemat el almacenamiento provisional inmediato de todas las tierras contaminadas.

PDF - 64.6 KB
Escrito al CSN

Hoy 17 de enero de 2017, coincidiendo con el 51 aniversario de la caída de las bombas sobre Palomares, Ecologistas en Acción de Almería, ha presentado un escrito ante el CSN exponiendo un resumen de los hechos y alegando que Palomares es una instalación nuclear ilegal y un área contaminada, que ni siquiera figura como tal en el registro de áreas contaminadas.

La Junta de Energía Nuclear, el Ciemat, el CSN y los sucesivos gobiernos de la dictadura y de la democracia sabían perfectamente que los americanos hicieron una limpieza cosmética en Palomares. De los 9 kilos de plutonio que liberaron las dos bombas MK-28, sólo se llevaron a Savannah River 270 gramos dejando esparcidos por el terreno unos 8 kilos de plutonio.

En el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares hay una carta de fecha 13 de agosto de 1968 enviada por el Presidente de la Junta de Energía Nuclear, D. José María Otero Navascués al entonces Ministro de Industria D. Gregorio López Bravo donde tras un viaje a Palomares le dice: “No se ha registrado ninguna anormalidad hasta la fecha, pese a que como Vd. sabe, se quedaron en el terreno unos cuantos kilos de óxido de plutonio”.

Manuel Fraga Iribarne, entonces Ministro de Información y Turismo, declaró al periódico Arriba de fecha 13 de febrero de 1966: “Puedo asegurar rotundamente que no hay en la tierra ni en el mar ningún tipo de contaminación”, cuando sabía perfectamente que había unos 8 kilos de óxido de plutonio abandonados al aire libre.

El CIEMAT y los responsables políticos, durante décadas, han engañado a la opinión pública haciéndoles creer que Palomares estaba limpio de Plutonio y han permitido que los agricultores y obreros de la construcción hayan trabajado en nubes de polvo radiactivo.

La situación de Palomares no se puede prolongar más en el tiempo y con independencia de las negociaciones que se lleven a cabo con la administración de EE UU es una obligación legal del CSN el clausurar inmediatamente la instalación nuclear y área contaminada de Palomares.

El volumen de tierra a limpiar, según el Plan de Rehabilitación de Palomares, PRP, aprobado por el CSN en mayo de 2010, con informe favorable de la Comisión europea, alcanza un total de 50.000 m3. Estos, después de ser tratados, se podrían reducir a 8.000 m3 para los que habría que encontrar un almacen provisional, a la espera de su transporte definitivo a EE UU.

En 2015 la administración americana ha exigido que se limpien sólo 28.000 m3 y el CSN se ha doblegado a esta pretensión que no solucionaría el problema.

En base al artículo 35 del EURATOM, “cada Estado miembro creará las instalaciones necesarias a fin de controlar de modo permanente el índice de radiactividad de la atmósfera, de las aguas y del suelo,” además, “La Comisión tendrá derecho de acceso a estas instalaciones de control; podrá verificar su funcionamiento y eficacia”. Según el PRP y el informe favorable de la Comisión europea realizado al amparo de dicho artículo, en el caso de Palomares las labores de limpieza y transporte tienen un coste de 30 millones de €.

En fechas recientes se ha lanzado la falsa noticia de que el coste de la operación, incluido el almacenaje, es de 600 millones, de esta forma se pretende justificar la inactividad de la Administración.

Si el CSN no procede a la clausura inmediata de la instalación nuclear de Palomares, Ecologistas en Acción de Almería pedirá al Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo que obligue al CSN a cumplir el PRP aprobado por él mismo, a limpiar 50.000 m3 de tierra, sin tener en cuenta las presiones de EE UU y a almacenarlo provisionalmente a la espera de encontrar a las tierras contaminadas un almacén definitivo.




Visitantes conectados: 484