Piden al Gobierno que se moje ante el oligopolio de la distribución alimentaria

La Plataforma Rural, en la que participa Ecologistas en Acción, es miembro de Vía Campesina, la red internacional más amplia de organizaciones campesinas y movimientos sociales que lucha contra la globalización, el "libre" comercio y la Organización Mundial de Comercio, así como a favor de la Soberanía Alimentaria y la Reforma Agraria. El día 17 de abril la Vía Campesina convocó más de 50 eventos sobre temas tan diversos como el impacto de la agricultura industrial en el cambio climático y el control que ejercen los supermercados sobre la cadena de producción alimentaria.

Como parte de este día, Plataforma Rural denunció en Madrid que en 2006 la media del diferencial de precios entre productor y supermercado ascendió a un 403% y en algunos productos fue superior al 1.000% y aseguró que tres grandes cadenas de distribución controlan casi la mitad de los alimentos que llegan al consumidor.

La campaña, que será de largo recorrido, se basará en la realización de, entre otras cosas, charlas, talleres y la entrega de trípticos frente a grandes superficies con el fin de sensibilizar a la ciudadanía, desmontar la mitología que reside en la gran distribución e impulsar alternativas a los supermercados. También se hará una incidencia política para presionar al Gobierno y las administraciones públicas para cambiar el modelo alimentario en la compra pública.

Más del 80 por ciento de la compra se realiza en estos establecimientos, centrándose el 75 por ciento de la misma en cinco grandes cadenas de supermercados. Diferentes estudios de la campaña evidencian la alta concentración de la oferta ya que tres grandes grupos controlan casi la mitad de los alimentos que compramos los españoles y deciden por tanto los precios: Carrefour (23,7% de cuota de mercado), Mercadona (16%) y Eroski (7,4%). Les siguen Auchan (6,1) y El Corte Inglés (2,3).

PDF - 141.3 KB
Los mitos de los supermercados

Hay mucha “mitología falsa” que reside en la gran distribución como que los productos son más baratos, que hay variedad, cuando en realidad son templos de uniformidad, que supuestamente hay libertad de elección, cuando se vulnera el derecho del consumidor al estar analizados todos los movimientos y hábitos. Los supermercados y centros comerciales tienen la llave absoluta para el acceso a la alimentación. Además son una gran fuente de la generación de residuos, provocan muchas emisiones de gases generadores del Cambio Climático al ofrecer productos que han recorrido miles y miles de kilómetros.

Los campesinos se sienten marginados y perseguidos, recalca Plataforma Rural que es una alianza entre agricultores, ecologistas, ONGs, consumidores y ciudadanos, con 12 años de andadura por la defensa de un mundo rural vivo y preocupado por los impactos que está causando la especulación y el control de las grandes empresas.

La gran distribución se lleva el 60 por ciento de lo pagan los consumidores y es quien menos costes tiene en la cadena alimentaria. Por ello el Gobierno tiene que implicarse claramente en esta situación para que cuanto antes haya una solución.

En este sentido, pensamos que hay alternativas como la puesta en marcha de una Ley de Comercio que garantice una mayor participación de los productores y consumidores en la cadena agroalimentaria y en el valor de los productos. Según la COAG esta Ley debería contemplar un precio de referencia de venta al público, valor del mercado incorporado por el productor, un índice de costes de la distribución comercial, bonificación fiscal de las buenas prácticas comerciales de los agentes de la distribución comercial y la creación de una Comisión de Examen de Prácticas Comerciales.

Necesitamos una mayor operatividad del Observatorio de Precios, impulso y mejora de la comercialización de productos agrarios producidos localmente y de forma ecológica, apoyo al establecimiento de nuevas relaciones con asociaciones de consumidores, denunciar el dumping comercial y reforzar el control de las importaciones.

Tras la presentación de la campaña en rueda de prensa, las tres organizaciones se dirigieron a las sedes de Carrefour en la Glorieta de Cuatro Caminos y del Lidl en Bravo Murillo en Madrid donde repartieron a los consumidores trípticos informativos explicando el poder que ejerce la gran distribución agroalimentaria.




Visitantes conectados: 560