Apoyo al Pueblo Boliviano y al gobierno del Presidente Evo Morales

179 organizaciones, colectivos y redes de la sociedad civil internacional, provenientes de 28 países del continente americano, Europa, Asia y África, así como 70 personalidades han expresado su más firme apoyo al pueblo boliviano y su gobierno en los difíciles momentos que le toca vivir, en la defensa y consolidación del proceso de cambio. Entre los firmantes se encuentra Ecologistas en Acción, así como organizaciones indígenas y campesinas en defensa del territorio y del agua, sindicatos de trabajadores y entidades que trabajan a favor de una integración alternativa a aquella propuesta por la globalización capitalista.

Los firmantes resaltan que la oligarquía boliviana, es la misma que apoyó a los golpes de estado y a las dictaduras militares, y que hoy se disfraza de autonomista y « democrática » para seguir enriqueciéndose a costa de la pobreza de la población. Con ello, dicha oligarquía quiere evitar, a cualquier precio, el avance del proceso de cambio que está en marcha en Bolivia. La carta observa también que se cuenta para ello con los grupos racistas y fascistoides de la « Unión Juvenil Cruceñista », y con el apoyo de Washington, y que los ataques armados que han costado la vida a varias decenas de bolivianos los últimos días buscan volver ingobernable el país antes de la realización del referéndum que deberá ratificar la nueva Constitución de Estado de Bolivia y redefinir los límites de la propiedad de la tierra, dos de las demandas más sentidas por la mayoría de los bolivianos.

Afirman también que el gobierno del Presidente Evo Morales denunció en repetidas ocasiones la política de injerencia del embajador de los Estados Unidos en Bolivia, y que su expulsión fue más que merecida. Asimismo, se subraya que la mejor defensa de los cambios realizados hasta ahora en Bolivia pasa por la movilización generalizada, dentro y fuera de ese país, de todos aquellos que se sienten comprometidos con la recuperación de la Soberanía, la Independencia y la Dignidad del pueblo boliviano, y por la actitud firme del gobierno ante los ataques de la derecha y los grupos fascistoides que alimenta, con los que no puede haber pacto posible.

Por otra parte, las organizaciones/colectivos/redes y personalidades firmantes señalan que “Desde la elección del compañero Evo Morales a la Presidencia de la República de Bolivia hemos podido constatar que las políticas implementadas por el nuevo gobierno se articulan estrechamente con un número importante de reinvindicaciones que defendemos desde hace años”. Entre dichas reivindicaciones citan en primer lugar las denuncias sobre los impactos sociales, económicos y ambientales de las empresas transnacionales en América Latina, presentadas ante espacios como el Tribunal Permanente de los Pueblos.

En ese sentido, se celebra “el retiro de Bolivia del Centro internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), que abrió finalmente una brecha en ese poderoso e ilegítimo brazo del Banco Mundial”. También, se considera que el proceso de recuperación de la Soberanía por parte del gobierno de Evo Morales, de los sectores estratégicos constituye el resultado concreto de la valerosa lucha de los movimientos sociales bolivianos. Así, se afirma: “Lo que se ha avanzado en Bolivia al respecto constituye un paso muy importante, es un ejemplo, para todas nuestra Naciones y Pueblos”.

Finalmente, se muestra el apoyo a la política de principios mantenida por el Gobierno de Bolivia frente a los tratados de libre comercio, “que someten en marcos supranacionales todos los ámbitos de la vida a los intereses económicos”. Por tanto, se concluye que el rechazo de Bolivia de la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y a las negociaciones entre la Comunidad Andina de Naciones y la Unión Europea representa una política justa.




Visitantes conectados: 117