Alegaciones al Plan Hidrológico del Guadiana

Para Ecologistas en Acción de Huelva, el agua es un bien imprescindible para la actividad humana, un recurso natural indispensable para la vida y sin ella el medio ambiente en que vivimos se deterioraría de forma irreversible. Por tanto no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que defender, proteger y tratar como tal.

En las consideraciones previas a sus alegaciones, la federación ecologista onubense señala que el agua es un recurso natural cada día más escaso que adquiere mayor relevancia en territorios como el del Bajo Guadiana por estar sujetos a un clima caracterizado por la irregularidad de las precipitaciones. Penuria que se ve acentuada por un uso, no solo masivo y despilfarrador, sino también irrespetuoso; así se devuelven a cauces y acuíferos tras su utilización aguas que, en muchos casos, carecen de las características mínimas para otros usos y que pueden llegar incluso a afectar a la flora y la fauna. El agua en su doble acepción, la de patrimonio natural y la de recurso natural productivo y el Río Guadiana, sus afluentes y riberas, su zona estuarina y litoral se ven amenazadas por el cambio climático, la erosión, la contaminación, una inadecuada política de gestión y por la propia planificación hidrológica.

Alegaciones al Plan Hidrológico del Guadiana

Entre las alegaciones presentadas destacan las que consideran de dudosa legalidad el hecho de que buena parte de los recursos de la zona “Sur” del Plan Hidrológico estén destinados a usos ubicados en comarcas correspondientes a otras cuencas hidrográficas (Piedras, Tinto- Odiel y Guadalquivir). Ésto supone una situación de trasvase permanente encubierto, ya que no existe retorno al Guadiana de las aguas trasvasadas desde los embalses del Chanza- Andévalo y por ello Ecologistas en Acción se posiciona claramente en contra de la ampliación del sistema de extracción de caudales conocido como Boca Chanza y considera que hay que excluir definitivamente la ampliación de la Presa del Andévalo, cuya ejecución supondría el injustificable incumplimiento de su propia Declaración de Impacto Ambiental.

Partiendo de la consideración del régimen de caudales ecológico como el que posibilita la conservación de sus funcionalidades ambientales, incluyendo el desarrollo de fauna y flora estuarina, de gran importancia económica para las pesquerías del litoral, así como el transporte de nutrientes y sedimentos, Ecologistas en Acción considera urgente la incorporación del conocimiento científico en esta materia para el estuario del Guadiana e insta a Portugal y España a abordar conjuntamente este tema, tanto por el carácter internacional de este tramo y el hecho de que forma parte de la Red Natura 2000 europea, así como por que los caudales ecológicos dependen ahora en gran medida de los sistemas de embalse de Alqueva (Portugal) y Chanza- Andévalo (España).

La insuficiencia de datos actualizados sobre la contaminación del acuífero asociado al Guadiana en la zona de San Silvestre, Villablanca y Ayamonte y el aumento de la misma en algunas de las riberas directamente vertientes al estuario en esa zona, lleva a Ecologistas en Acción a plantear la necesidad la creación de nuevos puntos de muestreo y estudio y evolución de la contaminación difusa en dicha zona. Consideran también que no se puede seguir corriendo el riesgo de aumentar las fuentes de contaminación por la agricultura intensiva y se debe proceder a la moratoria de nuevas concesiones de riego, hasta que la recuperación del acuífero y el control de la contaminación actualmente existente sean un hecho.

Ribera de Sanlúcar de Guadiana

Otra de las alegaciones ecologistas califica como manifiestamente insuficiente la declaración de reservas fluviales , ya que no se plantea el uso de esta figura en ninguna zona de la Cuenca del Bajo Guadiana. El estuario del Río Guadiana y especialmente las riberas vertientes en su tramo bajo, cuentan con una diversidad de ictiofauna que justificaría plenamente, a juicio de Ecologistas en Acción, la designación de la Ribera de Sanlúcar de Guadiana como reserva fluvial, adoptándose las medidas pertinentes de conservación, regeneración y control de especies invasoras para su recuperación integral.

Ecologistas en Acción recalca en sus alegaciones que es necesario también recurrir a los conocimientos científicos derivados de las investigaciones en España y Portugal sobre la ictiofauna del Guadiana, para determinar la posible existencia de otros tramos que pudiesen cumplir condiciones para su consideración como reservas fluviales. La presencia de especies emblemáticas en peligro de extinción como el barbo cabecicorto, el jarabugo, y la necesidad de recuperación de otras como el esturión lo justifican plenamente.




Visiteurs connectés : 3