Piden al Gobierno regional que prohiba el glifosato en Castilla-La Mancha

En el marco de la “Jornada sobre situación actual, efectos sobre la salud y alternativas al Glifosato”, que se ha desarrollado en Guadalajara y en la que han participado la doctora Sandra Castro, médico y experta en disruptores endocrinos y el catedrático de medio ambiente en la Universidad de Alcalá de Henares, Manuel Peinado, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha anuncia que la próxima semana registrará en la Cortes Regionales y ante las Consejerías de Fomento y de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, una propuesta para que la región se convierta en libre de glifosato, prohibiéndolo en zonas públicas no agrícolas y regulándolo estrictamente en la agricultura.

De esta forma, Castilla-La Mancha se sumaría a las comunidades autónomas que ya se han posicionado en este sentido, como La Rioja o Extremadura, y a grandes ciudades como Sevilla, Madrid o Barcelona, e instituciones locales, provinciales o regionales que ya llegan a casi el centenar, entre ellas la Diputación de Guadalajara.

El Glifosato es el principio activo que contienen la mayoría de los herbicidas químicos usados en el mundo, en España y en Castilla-La Mancha. Estos herbicidas se vienen aplicando, con permiso e incluso promoción por parte de las administraciones competentes en espacios públicos, tales como bordes de carreteras, vías férreas, acequias, aceras, jardines y parques.

Como han expuesto los expertos en la Jornada, en marzo de 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica al Glifosato como "probablemente cancerígeno" tras la publicación por parte de Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IACR) de un amplio estudio que demuestra que esta sustancia favorece la aparición de Linfoma No-Hodgkin en humanos y causa daños en el DNA, además de provocar cáncer en animales de laboratorio. Actúa además como disruptor endocrino, provocando alteraciones hormonales. Ello lo convierte en un grave problema de salud que pone en riesgo especialmente a la población más vulnerable, como niños, personas mayores y embarazadas.

Por su parte, según los estudios científicos expuestos por el D. Manuel Peinado, su impacto en el medio ambiente se aprecia fundamentalmente en los daños que produce en la vegetación y en la fauna, especialmente la acuática. Y dado su carácter persistente y no biodegradable perjudica al suelo y traslada sus efectos a puntos alejados de su lugar de aplicación.

El vigente Real Decreto 1311/2012, de 14 de Septiembre, que establece la normativa para el Uso Sostenible de los Productos Fitosanitarios en España, señala que en esta materia se ha de aplicar especialmente el principio de precaución y que "la Administración competente en cada caso puede aplicar el principio de cautela limitando o prohibiendo el uso de productos fitosanitarios en zonas o circunstancias específicas".

Teniendo en cuenta todo lo anterior y que existen alternativas viables a los herbicidas químicos para el control de la vegetación no deseada, tales como el vinagre de madera o los métodos mecánicos o térmicos que se utilizan en la mayor parte de los países europeos, desde Ecologistas en Acción hemos redactado una propuesta para solicitar al Gobierno Regional de Castilla-La Mancha y a los grupos políticos con representación en las Cortes Regionales lo siguiente:

  • Que se prohíba el uso no agrario de herbicidas químicos para el control de vegetación no deseada en espacios públicos, cunetas de carreteras, líneas férreas y de servicios, acequias, jardines y aceras.
  • Que, tal y como recomienda el RD 1311/2012, tome las medidas oportunas para sensibilizar e informar a la población de los riesgos para la salud y el medio ambiente que supone el uso de los herbicidas químicos también en lo referente a sus usos agrarios a fin de fomentar una reducción de su uso en el ámbito agrario y su aplicación en condiciones de mayor seguridad.



Visitantes conectados: 470