Ecomarcha 2017

Todas las versiones de este artículo: [Castellano] [Português]

  Sumario  

 Comunicados

La Ecomarcha 2017 finaliza en Lisboa

30 de julio

  • El sábado 29 de julio llegó a Lisboa la Ecomarcha 2017, la ruta ciclista organizada por Ecologistas en Acción que este año contaba con el apoyo de la organización ecologista portuguesa Quercus.
  • En la jornada de clausura, más de 100 personas se concentraron delante del consulado español para pedir el cierre de las centrales nucleares y para reivindicar un río Tajo vivo.

La Ecomarcha 2017 ha finalizado después de recorrer 550 km desde que salió de Navalmoral de la Mata (Extremadura) el 23 de julio. Durante 15 días, un pelotón de más de 100 personas han seguido la cuenca media del río Tajo bajo el lema ’Vive el Tajo: por un río vivo y sin nucleares’. El objetivo de esta iniciativa ha sido conocer uno de los territorios más bonitos que une a los países vecinos, visibilizar y denunciar las problemáticas ambientales y sociales que sufre esta zona, así como fomentar la bicicleta como una forma de viajar sostenible y placentera.

A su llegada a Portugal, la ruta ciclista de Ecologistas en Acción se ha concentrado delante del consulado español para exigir el cierre de las centrales nucleares y para reivindicar un río Tajo vivo. Javier Andaluz, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado que "volvemos al consulado de España en Lisboa para pedir el cierre de Almaraz y todas las demás centrales porque queremos un Tajo vivo sin contaminación térmica, ni radiactiva, ni tóxica. No podemos seguir desoyendo la voluntad del pueblo portugués que hace varias décadas defendió vivir sin nucleares".

La salud del río Tajo y sus afluentes ha sido otro de los temas centrales de esta edición de la Ecomarcha que también ha estado presente en las demandas hechas al consulado español en Lisboa el pasado sábado. La ruta ciclista ha constatado el mal estado de este río y ha pedido que se tomen medidas para que mejore la vegetación y fauna de la zona.

Raúl Urquiaga, portavoz de Ecologistas en Acción, ha afirmado que "desde Talavera de la Reina (Toledo) y en todo su paso por Extremadura, el Tajo no es más que una concatenación de grandes embalses que han acabado con la función ambiental del río. La gestión de estas presas responde a los intereses de las compañías hidroeléctricas, por encima de las funciones ambientales y sociales".

Pero el cierre de Almaraz, la degradación del río Tajo y los efectos de los embalses no han sido los únicos intereses de esta ruta ciclista. En cada una de las etapas se han realizado acciones reivindicativas y de denuncia sobre otros aspectos concretos en los que Ecologistas en Acción trabaja y que afectan a la región extremeña y portuguesa: la defensa del Parque Nacional de Monfragüe, la dehesa, sus riquezas y peligros, la campaña Salvemos el Suelo/People 4 Soil, la reivindicación del tren regional y convencional, la denuncia de especies invasoras en el río, la contaminación de ozono troposférico, el problema de los monocultivos y cultivos transgénicos.

Por séptimo año consecutivo, Ecologistas en Acción ha organizado esta iniciativa también para promover el uso de la bicicleta. Como explica Félix Jiménez, coordinador de la Ecomarcha 2017, "con esta experiencia promovemos una filosofía de viajar que tiene mucho que ver con la promoción y el disfrute de la bicicleta, la cooperación, la sostenibilidad, el cuidado del entorno, el conocimiento cercano de los lugares que visitamos".


El Tajo, un río degradado y maltratado

21 de julio de 2017

  • A su llegada a la frontera con Portugal, la ruta ciclista de Ecologistas en Acción constata el mal estado del río Tajo y sus afluentes.
  • La Ecomarcha 2017 llega al ecuador de su itinerario bajo el lema ’Vive el Tajo: por un río vivo y sin nucleares’.

Se cumple una semana de la Ecomarcha 2017, una ruta en bici organizada por Ecologistas en Acción en la que participan cerca de un centenar de personas. Durante estos días, en los que ha recorrido la cuenca media del río Tajo desde Navalmoral de la Mata (Cáceres) hasta la frontera portuguesa, la organización ecologista ha constatado el mal estado que sufren el Tajo y sus afluentes.

Garrovillas de Alconétar es uno de los municipios que ha visitado la Ecomarcha. Es uno de los muchos pueblos que ha sufrido la degradación del río Tajo. Sus habitantes han podido ver cómo con la construcción de la presa de Alcántara las aguas anegaron tierras y transformaron un río muy ligado a las economías locales. El agua del embalse separó pueblos, y relaciones sociales y económicas que no volverán a darse.

Pero lo que ocurre con la situación del Tajo no es exclusivo de Extremadura. Desde Talavera de la Reina (Toledo) y en todo su paso por Extremadura el Tajo no es más que una concatenación de grandes embalses que han acabado con la función ambiental del río (Azután, Valdecañas, Torrejón-Tajo, Alcántara y Cedillo). En este tramo, la vegetación de ribera es imposible que se desarrolle.

Raúl Urquiaga, portavoz de Ecologistas en Acción, apunta que "la gestión de estas presas responde a los intereses de las compañías hidroeléctricas, por encima de las funciones ambientales y sociales en un tramo de unos 300 kilómetros. Esta gestión hace que no pocas veces los caudales ambientales queden supeditados a las demandas eléctricas, creando graves perjuicios a la vegetación y fauna".

En la cabecera de la cuenca del Tajo el río sufre otros problemas de importancia. Por un lado, la detracción de caudales derivados al trasvase Tajo-Segura (TSS). Más de las dos terceras partes de las aportaciones del Tajo corren rumbo a la cuenca del Segura. Según explica Urquiaga, "actualmente los embalses de Entrepeñas y Buendía (Guadalajara) pasan por una situación crítica y sus pueblos ven como el agua que debiera pasar junto a sus pueblos es llevada al Levante para favorecer poderosos intereses ligados a la agroindustria y el urbanismo turístico".

Asimismo, la presión que ejerce el TSS en la cuenca es enorme. Debido a esta detracción, el río Tajo carece de un régimen de caudales ambientales a su paso por sus principales ciudades (Aranjuez, Toledo y Talavera). Esta presión se ve agravada por las captaciones agrícolas de los regadíos puestos en funcionamiento en todo su tramo medio.

Otro de los grandes problemas de la cuenca del Tajo son, según el portavoz de Ecologistas en Acción, "los derivados del abastecimiento a Madrid y su área metropolitana, especialmente la, todavía, deficiente depuración de sus aguas residuales". Esto hace que por los ríos Manzanares, Jarama y Guadarrama discurran aguas con un alto contenido en contaminantes que afectan a la calidad de todo el curso medio del río Tajo. Este, al no llevar a penas caudal, recibe más del doble de su caudal de aguas mal depuradas proveniente de estos tres ríos madrileños. El resultado, en palabras de Urquiaga, es que "el Tajo no es más que una cloaca a cielo abierto a su paso por Aranjuez".

Una semana de reivindicaciones ecologistas

Desde que comenzó a pedalear el pasado 15 de julio el pelotón de la Ecomarcha ha recorrido 220 kilómetros. En cada una de las seis etapas se han realizado acciones reivindicativas y de denuncia sobre aspectos concretos en los que Ecologistas en Acción trabaja y que afectan a la región extremeña: el cierre de la central nuclear de Almaraz, la defensa del Parque Nacional de Monfragüe, la dehesa, sus riquezas y peligros, la reivindicación del tren regional y convencional, el ’tren sí, AVE no’, la degradación del río Tajo y los efectos de los embalses, denuncia de especies invasoras en el río y la contaminación de ozono troposférico.

Este fin de semana la ruta ciclista llegará a la frontera con Portugal y se centrará –a través de a campaña en la que participa Ecologistas en Acción Salva el Suelo/People4Soil– en la importancia de tener unos suelos sanos y fértiles como un bien indispensable para la vida.


Rechazo del alcalde de Membrío a apoyar la Ecomarcha

20 de julio de 2017

  • Ecologistas en Acción quiere mostrar su indignación con Agustín Gilete, alcalde de Membrío, por el trato recibido en relación con el alojamiento de la Ecomarcha 2017.
  • El próximo viernes 21 de julio la Ecomarcha hará una parada delante del Ayuntamiento de Membrío para protestar públicamente por los hechos sucedidos.

En el marco de la Ecomarcha 2017, una ruta en bici de dos semanas organizada por Ecologistas en Acción en la que participan cerca de 100 personas, la organización ecologista solicitó el mes pasado poder pernoctar en el pabellón deportivo municipal de Membrío. Lo hizo el 21 de junio en una solicitud por escrito y pasando por registro, en la que se pedía permiso para pernoctar en dicho pabellón la noche del próximo viernes 21 de julio. La solicitud recibió verbalmente una respuesta afirmativa del alcalde.

En fechas recientes, al no recibir una confirmación escrita de la misma, varias personas de la organización intentaron sin éxito ponerse en contacto con personas del ayuntamiento, recibiendo finalmente una respuesta negativa el martes 18 de julio, tan sólo 72 horas antes de la llegada de la Ecomarcha a Membrío.

Tarde y sin avisar, Gilete ha denegado este permiso a la marcha ciclista bajo el pretexto de que podría “causar daños en el suelo del polideportivo”. Sin embargo, durante seis años de celebración de la Ecomarcha nunca se ha recibido queja alguna de desperfectos en ninguno de los lugares donde se ha pernoctado.

Por este motivo, Ecologistas en Acción entiende que detrás de este pretexto existe una intencionalidad política en contra la organización ecologista, por parte de una persona de trayectoria política polémica y que ha estado imputado por diferentes hechos.
La organización de la Ecomarcha ha podido subsanar la gran dificultad que suponía que casi 100 personas se quedaran en la calle, ya que Agustina Grande, alcaldesa de Carbajo, ha cedido las instalaciones municipales, al igual que el resto de alcaldes y alcaldesas de los municipios por donde transcurre la Ecomarcha.

Ecologistas en Acción considera que los grandes perjudicados de esta decisión son las personas hosteleras, comerciantes, vecinas y vecinos de Membrío que no se van a beneficiar de la oportunidad que supone que una marcha ciclista de casi un centenar de participantes pernocte en su municipio.

Por todo lo ocurrido, la Ecomarcha expresará de manera pública su descontento en una acción de denuncia, donde también se atenderá a los medios de comunicación. La cita es el viernes 21 de julio a las 11:00 delante Ayuntamiento de Membrío.

La Ecomarcha empieza a rodar contra las nucleares y en defensa del río Tajo

13 de julio de 2017

  • Un verano más el pelotón de Ecologistas en Acción se pone a pedalear en la Ecomarcha, que este año celebra su séptima edición.
  • La ruta en bicicleta seguirá el río Tajo desde Navalmoral de la Mata (Cáceres) hasta su desembocadura en Lisboa (Portugal), a lo largo de 15 etapas entre los sábados 15 y 29 de julio.

Este año, bajo el lema ’Vive el Tajo: por un río vivo y sin nucleares’, Ecologistas en Acción celebra su séptima Ecomarcha, una ruta en bicicleta de 15 días que este año comienza en Extremadura y termina en la capital portuguesa. Su objetivo es recorrer este territorio para dar a conocer diferentes problemáticas y luchas ecologistas y sociales.

En esta edición, Ecologistas en Acción cuenta con el con el apoyo de la asociación ecologista portuguesa Quercus. De manera conjunta han diseñado una ruta que pone el acento en la demanda de cierre de la central nuclear de Almaraz así como en el cese del maltrato que sufre el que será el principal compañero de viaje de esta Ecomarcha, el río Tajo y sus muchos afluentes.

A largo de dos semanas 120 personas harán una ruta que también presta atención a los suelos, dentro de la campaña People4Soil (Salva el Suelo), al paisaje de dehesa, al transporte público y sostenible, y a la lucha contra la minería del uranio o contra los transgénicos.

La Ecomarcha tiene como primera parada la central nuclear de Almaraz. Junto con el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), del que Ecologistas en Acción forma parte, el pelotón realizará una concentración para pedir la no renovación de su permiso de explotación, que caduca en 2020. Asimismo pedirá la paralización del Almacén Temporal Individualizado (ATI) cuya única razón de ser es prolongar durante 20 años más los beneficios de sus empresas propietarias (Iberdrola, Gas Natural y Endesa).

Según Paca Blanco, portavoz de Ecologistas en Acción, "que esta central nuclear alcance los 60 años supone un riesgo inaceptable dado el deterioro de las condiciones de seguridad con su envejecimiento y con el incremento de los residuos radiactivos". Estas pretensiones de alargamiento de una central con la seguridad ya degradada supone uno de los graves problemas que tiene en la actualidad el río Tajo, y es "el mayor peligro para propagar la radiactividad que pueda liberarse de la central llegando incluso a afectar a Portugal".

Con el objetivo de informar sobre el contenido de cada una de las etapas, Ecologistas en Acción habilitará en su página web un bicidiario que podrá consultarse a partir del sábado 15.

El calendario de cada una de las jornadas, con información sobre el recorrido y de las diferentes actividades (actos públicos, mesas redondas, charlas informativos, acciones reivindicativas o visitas a espacios naturales), puede consultarse en este enlace.




Visitantes conectados: 631