Jornada sobre Calidad del aire y movilidad sostenible

  Sumario  

Jornada sobre Calidad del aire y movilidad sostenible.
Valladolid, 15 y 16 de septiembre de 2017.

 Conclusiones

Coincidiendo con el inicio de la Semana Europea de la Movilidad, este fin de semana ha tenido lugar en el Museo Patio Herreriano de Valladolid la Jornada “Calidad del Aire y Movilidad Sostenible”, con la participación de diversos expertos y responsables políticos de las ciudades de Barcelona, Madrid, Pontevedra y Valladolid, y de la Junta de Castilla y León.

En la apertura del encuentro, el responsable estatal de la campaña de ozono de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, introdujo la situación actual respecto a este contaminante en España, Castilla y León y la aglomeración de Valladolid, exponiendo las particularidades del ozono troposférico, las fuentes de sus precursores, los efectos sobre la salud y la vegetación, la zonificación del territorio, las referencias legales y de la Organización Mundial de la Salud y la obligación de informar a la población de forma clara, comprensible y accesible.

A continuación, José Carlos García, Director del Servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, expuso las causas del problema en la capital de Castilla y León, poniendo en relación el intenso tráfico rodado urbano y metropolitano y algunas actividades industriales con las situaciones de alta contaminación que cada primavera y verano aquejan a la periferia de la ciudad. Pidió la elaboración de un Plan de Calidad del Aire para toda la aglomeración, que incluya un transporte metropolitano por autobús y ferrocarril, y evite la entrada-salida de Valladolid de al menos 90.000 vehículos diarios, la mitad del tráfico actual.

Mario Cárdaba, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, presentó los resultados de su tesis doctoral sobre la carga de enfermedad por contaminación atmosférica debida a partículas y ozono en la ciudad de Valladolid entre 1999 y 2008, cuantificando en hasta respectivamente 300 y 45 las muertes anuales que podrían evitarse como consecuencia de la exposición a niveles de partículas y ozono superiores a los recomendados por la OMS. Para el periodo de estudio suponen un impacto perjudicial significativo sobre la mortalidad.

La Jornada del viernes se cerró con una mesa redonda sobre las posibles soluciones, a la que asistieron Luis Vélez, Concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Jaime Fernández, Jefe de Servicio de Prevención Ambiental de la Junta de Castilla y León, Margarita García, Presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid, y Javier Gutiérrez, de Ecologistas en Acción, moderada por el periodista José María Francisco.

Luis Vélez reconoció que las medidas para cambiar la movilidad en la ciudad avanzan a un ritmo más lente de lo que el Ayuntamiento desearía. Anunció que el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible podría aprobarse a finales de año, y que en breve se va a proceder a limitar la circulación de vehículos en el centro de la ciudad los domingos. Finalmente, dio a conocer que los próximos autobuses que se adquieran serán híbridos y que el Ayuntamiento está valorando la reconversión futura de toda la flota a gas natural licuado.

Jaime Fernández relativizó el problema de la contaminación por ozono, frente al cambio climático. Señaló que científicamente no se conoce lo suficiente para poder adoptar medidas eficaces, más allá de las informativas, y que en todo caso deberían adoptarse a nivel nacional e internacional, porque las medidas locales no están fundamentadas e incluso pueden ser contraproducentes, cuestionando la efectividad de las restricciones de tráfico llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Valladolid este pasado verano.

Margarita García expuso que la aportación del movimiento vecinal frente a este problema, debe ser doble: por una parte, colaborar con las administraciones, exigir que tomen las medidas oportunas frente a este problema, denunciar cuando no lo hacen, y apoyarlas cuando lo hacen; el otro eje fundamental es la divulgación y educación para la sostenibilidad, ya que no se puede separar la problemática de la contaminación por ozono del resto de problemas medioambientales, insistiendo en la adquisición de hábitos de consumo responsable.

Javier Gutiérrez señaló que ya tenemos el suficiente conocimiento científico para actuar, reclamando la adopción sin más dilación y con la vinculación que se considere adecuada de planes de calidad del aire, movilidad sostenible y ordenación urbana que saquen vehículos privados de la ciudad y faciliten su sustitución por el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal. Critico la escasa coherencia de algunas medidas municipales como las pistas ciclistas, la deducción fiscal a los vehículos diésel o la reciente adquisición de autobuses diésel, los más contaminantes.

La sesión del sábado por la mañana estuvo dedicada a la contribución de las políticas de movilidad alternativa a la mejora de la calidad del aire en España. Pilar Vega, experta de la Universidad Complutense de Madrid, evaluó los planes de movilidad urbana desarrollados en nuestro país en la última década, señalando como retos el envejecimiento de la población, el freno al modelo de ciudad dispersa, la lucha contra el cambio climático, la contaminación atmosférica y el ruido ambiental y la disminución de la siniestralidad provocada por el tráfico.

Carme da Silva, Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Pontevedra, destacó que según su experiencia lo importante es actuar cuanto antes limitando el acceso al conjunto de la ciudad tan sólo a los vehículos necesarios, con medidas como la reducción de la velocidad a 20 ó 30 kilómetros por hora o la supresión de aparcamientos en el centro, siempre con un elevado consenso social. Con estas políticas, Pontevedra ha logrado en las dos últimas décadas reducir su tráfico urbano en dos terceras partes, aumentando el espacio público y reduciendo drásticamente la contaminación y los accidentes de tráfico. La actividad comercial y hostelera tradicional se ha multiplicado, y la población ha aumentado un tercio en los últimos 15 años.

María García, portavoz de la Plataforma por la Calidad del Aire de Barcelona, presentó su campaña informativa “Menos Coches Más Salud”, informó sobre el problema en el área metropolitana de Barcelona y propuso como medidas de éxito contra la contaminación la introducción de un peaje de congestión como el aplicado en Londres, Milán o Estocolmo, y la delimitación de zonas de baja emisión en las que no se permita el acceso de vehículos altamente contaminantes como los diesel, señalando como ejemplo la de París.

Paz Valiente, Directora General de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid, presentó el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, próximo a aprobarse por la Junta de Gobierno, identificando al tráfico como principal responsable del incumplimiento legal de los límites de contaminación. El Plan A prevé un Área Central Cero Emisiones, con eliminación de tráfico de paso y plazas de aparcamiento rotatorio, la habilitación de carriles bus y la reducción de la velocidad en todos los accesos a la ciudad y en la M-30 y la limitación general de la circulación de vehículos sin distintivo ambiental, incluidos los automóviles diesel.

Finalmente, María Sánchez, Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, expuso su valoración positiva de la aplicación del plan de acción en situaciones de alerta por mala calidad del aire, que ha sido bien entendido por la ciudadanía y ha permitido reducir los niveles de ozono en los episodios de este verano, destacando la necesidad de mejorar en futuras ocasiones la difusión de las medidas, y abogó por la adopción de medidas paulatinas de reducción de la movilidad motorizada en la ciudad, en particular en el centro urbano.




Visitantes conectados: 403